Naufragamos.

El dolor se filtró por entre los espacios de las palabras que no supimos decir.

El miedo pudo más y dejamos que destilara las emociones hasta convertirlas en clichés inexpresables.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.