Su incapacidad para el compromiso era tal que ni siquiera podía escribir más de una carilla. Dejaba cocinar las oraciones en su cabeza hasta que hervían y se corporizaban sobre la hoja en blanco. Cuando pasaba el fervor, se acababa el compromiso. Como en la vida.

Like what you read? Give Silvina Miguel a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.