Pájaros

Retazos de papel que se lleva el viento y una mano abierta que los lanza al mar. Ahí está ella, sentada en la arena de una playa mirando la caída de sol como si fuera lo último que viera, con una nostalgia que no es triste, o como si sus ojos ya no fueran a presenciarlo de la misma manera. Mientras tanto, una bandada de pájaros se aleja.

Minutos antes escribía un poema, un relato o quién sabe qué otra invención. Pero ya no lo quiere, arrancó de su cuaderno la última hoja escrita y la rompió en los mil pedazos que ahora navegan sin rumbo por la inmensidad del mar.

¿Pero qué escribió? ¿Por qué estaba ahí?

Quién lo sabe. Lo único que sabemos es que ha llorado, quizás sin tener motivo, puede que lo hiciera por no quedarle ningún motivo para llorar o por descubrir que llevaban engañándola muchos años.

¿pero quiénes?

Mientras mira al mar piensa ella en voz baja: “Te prometerán que nunca te olvidarán, que siempre estarán contigo, te dirán que te quieren hasta la saciedad, que tienen razón y que eres tú la equivocada, conseguirán despertarte cada mañana con lo de siempre, disfrazándolo cuidadosamente de distinto; te amarán, te inducirán a creer en lo que no existe, te dirán que eres quien no eres y, lo más importante: conocerán todos tus secretos y tu ignorarás los suyos”.

Se levanta y pasea descalza por la playa. La poesía que emana la escena empieza a animarla, mira a su alrededor y continúa pensando: “la gente sigue soplando velas, subiendo escaleras de caracol que conducen a ninguna parte y dando vueltas a una rueda que les dejará siempre en el mismo sitio, mientras seguirán pensando que han avanzado a pasos agigantados”.

Y solo así, mirando a los demás y no a sí misma, consigue desligarse de las líneas que escribió en aquella hoja de papel, mientras mil y un pájaros sobrevolaban su cabeza. Ahora lo que escribió terminará inmerso en el fondo del mar y mañana no volverá a esa playa a contemplar otro atardecer, mañana observará al sol levantarse mientras los pájaros seguirán durmiendo, porque ahora la única que vuela es ella.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Silvia ’s story.