Como NO empezar una conversación con alguien.

Después de un día agitado y ‘cansón’ de estudio, voy camino a tomar el tren; como todos los días que me llevará a la casa, luego de caminar varios metros, decido, por fin, entrar al primer vagón, normalmente siempre voy hasta el último pero hoy a causa del cansancio y que el tren, tal vez iba un poco lleno, me quede en el primero. Entré y me siento en el un puesto de cuatro (4) personas (hay puesto compartidos de 4 y 2 personas como en los buses tradicionales) sin saber, me siento justo al frente de una chica, todo normal hasta ahora; pero al pasar unos segundos no tardo en darme cuenta que ya había estado junto con ella en otro viaje, en el mismo tren. Al sentarme, por algún motivo cruzamos miradas; supongo que también me habrá reconocido o tal vez no. Me puse incomodo y nervioso, normalmente siempre lo estoy cuando me estoy junto a una persona, pero esta vez lo estaba aún más. Trate de comportarme naturalmente, estar en mi teléfono, incluso leer un libro, el que siempre leo en mis trayectos; pero no podía concentrarme o dejar de estar incómodo, era raro, incluso para mi (Y eso ya es muy raro). Decidí hablarle, el problema… no sabía como, con la único persona que tal vez logró sostener una conversación es con mi madre, sin embargo decidí atreverme. Luego de pasar aproximadamente unos 20min. pensado como lo haría y pasar durante ese tiempo mirándola tímidamente, ella baja su cabeza cerrando los ojos, se notaba cansada; yo igual, pero en ese momento tenía muchas cosas en la cabeza. Por fin decidí como empezar, con algo tan simple como un «Ça va?» que en español sería un «¿Estás bien?» haciendo referencia a su agotamiento y así, continuar la conversación. Quería hablarle por dos motivos principales, me llamaba la atención pero a parte de eso, quería sostener una conversación amigable y salir de la incomodidad, “romper el hielo” como se le llama popularmente. Espero a que ella levante la cabeza, pues obviamente no quería molestar mientras descansaba un poco, luego de varios minutos lo hace y decidido por fin hablarle, el tren se detiene dándome cuenta que he llegado a mi parada, lo cual me obligaba a descender del tren, agobiado tomó mis pertenecías y me paro del puesto mientras veía como quedaba ella sola, en el puesto de 4 que aún continuaba su camino…

Like what you read? Give Andrés Salazar a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.