5 claves de un programa efectivo de control de plagas y enfermedades

Texto traducido al español por SisaCorp. Artículo original: “Pest and Disease Management in Commercial Greenhouses”.

El éxito en la producción de cultivos radica en que las enfermedades y plagas se monitoreen de tal manera que sus efectos sobre las plantas sean mínimos. El control está direccionado a prevenir, minimizar y evitar la propagación de enfermedades en caso de haber cultivos infectados. El monitoreo de daños causados por plagas se centra en prevenir que su población crezca y se haga incontrolable. La presencia de plagas y enfermedades en plantaciones hace que los productores se valgan de todas las opciones y estrategias posibles para evitar serios problemas.

El Manejo Integrado de plagas (MIP) es un término utilizado que describe el proceso evolutivo con un enfoque integral en enfermedades y plagas, que incluye, controles de carácter cultural, biológico y químico. Los componentes clave para un programa de control efectivo contemplan los siguientes elementos: monitoreo de cultivos, control cultural, cultivares resistentes, controles químicos y biológicos.

1. Monitoreo de cultivos

El monitoreo de cultivos, es un proceso de supervisión continua para detectar la presencia de una enfermedad o plaga en las primeras etapas de desarrollo, antes de que se generen pérdidas económicas.

Cada persona involucrada en el trabajo directo con cultivos debe conocer las plagas, enfermedades comunes y los factores que deberían de observarse para detectar problemas en las plantaciones, y además de la supervisión general, se requiere incluir dentro del trabajo semanal, un tiempo para realizar monitoreo. Las tarjetas adhesivas azules colocadas a lo largo de la plantación, son una herramienta de control útil que ayuda a detectar plagas y prevenir su propagación. Las tarjetas adhesivas amarillas son conocidas por atraer y atrapar algunos biocontroladores (ejemplo: Aphidius sp.). Luego, estos agentes pueden ser liberados mucho antes de cualquier explosión poblacional de plagas con la finalidad de prevenir serios problemas.

El monitoreo debe iniciar cuando la planta se encuentra en el semillero o en la etapa de trasplante (en especial cuando se realiza desde otros invernaderos). Si los trasplantes son comprados a un propagador, es importante contactarlo al momento de detectar plagas y conocer qué medidas de control fueron tomadas, en caso de que se haya utilizado alguna. Es aconsejable establecer de antemano, antes de recibirlos en el invernadero, las medidas de control que está dispuesto a aplicar a los trasplantes en la propagación. El objetivo de este ejercicio es el de comparar si los pesticidas que fueron aplicados son compatibles con los establecidos en el programa de control de plagas (por ejemplo con los programas de control biológico que serán utilizados en la duración del ciclo de cultivo). Algunos agricultores insistirán en que solo se debe usar el control biológico durante la producción de trasplantes, y/o que los agentes de control biológico sean introducidos como medida preventiva, antes de que los trasplantes sean recibidos.

2. Control Cultural

El control cultural incluye proveer las condiciones que favorezcan el crecimiento, desarrollo y salud del cultivo, y mientras sea posible, proporcionar las condiciones que actúen contra las enfermedades y plagas. Muchas enfermedades que causan bacterias y hongos requieren de la presencia de agua o de su condensación en las plantas. Cantidades elevadas de humedad relativa aumentan el desarrollo de enfermedades; mantener el ambiente bajo el 85% de humedad relativa ayudará a evitarlas. Al asegurar una ventilación adecuada, movimiento del aire en el dosel del cultivo y conservar un espacio óptimo entre plantas y follaje, asegurará una buena circulación del aire y minimizará la presencia de microclimas que propicien el desarrollo de enfermedades. Tener un contorno adecuado del suelo en el invernadero evitará la acumulación de agua, factor que genera un alto nivel de humedad. Al optimizar el entorno del invernadero para favorecer el desarrollo de la planta, se asegura que sea fuerte y sana, prerequisitos para sostener un alto rendimiento, además de permitirle resistir enfermedades e insectos.

El correcto saneamiento de los cultivos es otro componente importante para un control cultural exitoso. Las plantas deben ser podadas y dadas mantenimiento en las fechas programadas. Los residuos obtenidos deben ser retirados de la zona del invernadero de forma inmediata. Cualquier maleza arraigada que crezca entre el plástico ubicado en el piso debe ser removida de inmediato y reparado el plástico. Plantas decorativas “de maceta” o de jardín y de uso personal no deben de crecer en el invernadero, ya que al igual que la maleza, pueden ser fuente y refugio para enfermedades y plagas.

Las herramientas de poda y otros equipos deben de ser limpiados y desinfectados de forma regular, al igual que los mandiles y otra ropa utilizada por los trabajadores. Cuando una enfermedad o plaga está presente en el invernadero, el área afectada debe ser tratada al final del proceso mantenimiento para evitar que el daño sea esparcido por todo el invernadero. En esta situación se debe dar un tratamiento especial para desinfectar a las herramientas y limpiar la ropa.

Es importante mantener una zona de amortiguamiento de 6 a 10 metros fuera del invernadero al podar el perímetro con regularidad. La presencia de plantas cerca del invernadero sirven como depósitos para que plagas y enfermedades ingresen de forma continua.

3. Cultivares resistentes

El fitomejoramiento ha tenido un éxito considerable referente al desarrollo de cultivares con resistencia genética o tolerancia a las enfermedades. Al momento de seleccionar los cultivares que se van a sembrar, es importante tomar en cuenta su resistencia genética frente a las enfermedades comunes y constantes en la región. El desarrollo de cultivares que tienen resistencia genética a las plagas han sido poco exitosos, sin embargo el avance en técnicas de ingeniería genética ha otorgado a las plantas cierta resistencia. Aquellas que son modificadas estarán disponibles para usarse en los invernaderos comerciales en un futuro. El desarrollo en el uso de plantas u organismos genéticamente modificados (OGM) es un tema polémico en la actualidad, el cual puede no ser aceptado por productores ni consumidores.

4. Control biológico

El control biológico utiliza organismos benéficos, principalmente depredadores y parásitos para controlar la población de plagas que se encuentran por debajo de los niveles de riesgo económico. El objetivo es establecer un balance entre la población de la plaga, sus parásitos y depredadores para mantenerla bajo control. La erradicación completa de la población de una plaga no es el verdadero objetivo de los programas de control biológico ya que algunos organismos son requeridos para que los parásitos y depredadores puedan reproducirse.

La industria de los invernaderos tiene una reputación bien establecida por usar agentes para el control biológico más que cualquier otra industria agrícola. La razón de ello, es en parte dada por la habilidad de los productores para manejar el ambiente y favorecer a los agentes de control biológico. Otro factor es el número limitado relativo de especies de parásitos en los invernaderos, al igual que la tolerancia de los cultivos a los daños causados por plagas. El alto valor de los productos obtenidos en los invernaderos es otra razón para que el uso del control biológico sea económico en este tipo de cultivos. El incremento en el uso del control biológico ha llevado a una reducción en la aplicación de pesticidas, y por lo tanto es la industria líder en la producción intensiva de cultivos con responsabilidad ambiental.

El control biológico efectivo de enfermedades es la meta más difícil de alcanzar. Sin embargo, investigaciones en desarrollo sobre el control biológico para enfermedades de cultivos en invernaderos sigue avanzando y es probable que los productos para enfermedades encontradas en invernaderos estén disponibles en Canadá en un futuro. La estrategia fundamental para el control biológico de enfermedades en las plantaciones de invernaderos es la introducción de hongos parásitos para controlarlas, al llenar de hongos el ambiente del invernadero las enfermedades se vuelven incapaces, o se reduce su habilidad para infectar a las plantas. Algunos de los agentes de control biológico prometedores son por ejemplo, hongos del género Trichoderma, fuertes competidores de las enfermedades que causan hongos como el Botrytis cinerea y pueden ser usados para proteger y prevenir que colonice zonas en la planta que presenten heridas.

5. Control Químico

Los pesticidas son valiosas herramientas, siempre y cuando se usen como un componente del programa integral de monitoreo de plagas. Estos deben de aplicarse solo como refuerzo a los programas de control biológico, para hacer frente a los brotes de plagas localizadas en el cultivo que se han escapado a los agentes de control biológico. Cuando los insecticidas son utilizados, se debe tener mucho cuidado, al asegurarse que estos sean compatibles con los agentes de control biológico, para que de esta forma los efectos residuales adversos sean mínimos a largo plazo. Los fungicidas se utilizan sólo cuando una enfermedad es detectada.

Los pesticidas son considerados como las medidas de control de último recurso, ya que su mal uso crea serios problemas ambientales y de seguridad alimentaria. Asimismo la aplicación de ciertos pesticidas a una plantación puede causar estrés, lo que reduce la vida productiva de las plantas y puede hacerlas susceptibles a otras plagas y enfermedades. El fin de utilizar agentes de control biológico es el de obtener un equilibrio entre plagas y depredadores de tal manera que no dañen el rendimiento de los cultivos, mientras que el uso indiscriminado de pesticidas crea desequilibrio e incertidumbre.

Coméntanos, desde tu punto de vista, ¿Cuál de los puntos mencionados en el artículo te parecieron más innovadores o más útiles?

A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.