El Fruto de su Aflicción

Y verá el fruto de su aflicción; el fruto eterno que ha de disolver el dolor producido. Un resultado palpable y emotivo que dejó satisfecho, a quien derramó su integridad, en aquel martirio. Donde la dualidad se hacía presente; un hecho impactante en donde, se dieron un beso, la justicia y la misericordia, sin contradecir ni tergiversar el carácter del Dios viviente.

Más por nosotros, fue tratado como el más vil de los hombres en aquel madero. El núcleo en donde se concentra la sabiduría más potente, capaz de destruir en cuestión de segundos el intelecto humano. El lugar donde las enfermedades primarias fueron derrotadas. 40 menos uno fue el castigo y, 39 son las enfermedades. Cada golpe recibido intercedía en favor de los endebles cuerpos que habitan aun en este tiempo.

El peso de la espada que debía consumir a la humanidad entera fue entregado en manos inocentes. Todo se vino encima aquel día, la inmarcesible lumbrera del universo, al parecer era tragada por la terrible penumbra que había sido pronosticada.

Un viernes en la tarde, dos mil años atrás, el cordero enmudeció sobre una cruz y el infierno hizo fiesta. Pero tres días después… Un rugido de león emergió desde las sombras estremeciendo al infierno, el cual enmudeció para siempre; reina hoy, vive hoy, ha triunfado desarmando el dominio de las tinieblas. Es el cordero pero también el león, el león de la tribu de Judá.

¡Oh, excelsa esperanza, que abriga con ternura!
Tuyo es el don, tu grey habita segura
No existes, eres. Sin principio ni final.
La mano soberana que rige esta realidad.

¡Oh, excelsa suavidad, que apacigua mi temor!
Lumbrera inmarcesible, incomparable es tu voz
Tu azote es fuego, quebrantamiento cálido y eficaz
Un silbido apacible que anula esta maldad

Es la noticia que este mundo necesita, el fuego eterno para el perverso y el consuelo del afligido. La esperanza viva que certifica nuestro andar. Sus promesas son irrevocables, pues ahí fueron cumplidas. Un antes y un después en la historia que se puede repetir y ser aplicado por completo, en cada uno de ustedes. Ayer fueron débiles, la enfermedad dominó cada milímetro de su cuerpo. Mañana serán sanos y la petición expuesta ante su iglesia se convertirá en un testimonio vivo que glorifique su nombre delante de los hombres.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.