La actitud ante la opinión pública

Como ya hemos visto en temas anteriores el hablar del fenómeno de la opinión pública es intentar contar cada una de las gotas del océano, abordamos un tema con muchas raíces pero que para entenderlo simplemente basta con comprender su esencia no es necesario estudiar su forma.Y es algo que desde mi parecer, Prince intenta abordar de esta misma manera.

Al intentar comprender las diferencias entre opinión y actitud, en primera instancia parecería que hay MILES entre una y la otra, pero la realidad es que el vínculo que las relaciona, es decir la afectividad, hace que tengan muchas similitudes.

¿Y en qué le puede interesar esto a la opinión pública?

Pues primero que nada, una actitud puede llegar a definir una opinión. Al ser la actitud la cual surja a partir de las emociones o sentimientos más profundos de una persona.

Por otra parte, el lograr entender las actitudes que tiene tu público ante un hecho o tema de la actualidad, puede servir a la larga para elegir una línea de acción que logre tranquilizar al mismo. O de otro modo, llevar a cabo acciones que catalicen las reacciones de una audiencia determinada.

Más que servirle a la opinión publica, le puede llegar a servir a quienes estén buscando causar reacciones determinadas entre una audiencia, como por ejemplo, medios de comunicación, gobernantes, empresarios, entre muchos otros.

La importancia radica en no quebrantar esa delgada línea entre conocer y aprovecharse de moldear las opiniones de los demás.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.