Nazareth.

Nazareth al amanecer es música. Los cantos de los miles de pájaros silvestres y los gallos anunciando un nuevo día se mezclan con las campanas de las iglesias cercanas. Las campanadas no son aleatorias están programadas para que al sonar se escuche el himno a la alegría y estás conviven con los rezos musulmanes en una armonía un tanto utópica en la vida real.