Igualdad y compromiso

No todo fue creatividad y diversión a la hora de tomar la decisión de crear una aplicación. Juan Manuel Jacinto vivió situaciones de impotencia y tristeza al decidir adentrarse en el mundo de los ciegos.

Cuando recién comenzaba con su proyecto, él junto a su equipo decidieron ir a plaza moreno –Plaza muy transitada- para hacer algunas entrevistas que le sirvieran para desarrollar su aplicación basándose en las inquietudes de las personas ciegas.

Fue a mediados de mayo. Se encontraron con una chica de 30 años. Le preguntaron si podían entrevistarla y ella accedió sin ningún problema.

Comenzaron a hablar con la mujer y pidió que le leyeran una carta que le habían mandado de su trabajo. Osvaldo, amigo y compañero de proyecto de Juan Manuel no dudó en decirle que sí, pero lo que contenía la carta no era lo que él esperaba comunicarle.

“Osvaldo me agarro del hombro y me llevó cinco metros atrás para que no pudiera escuchar la chica. Lo que acaba de pasar es terrible me dijo. ¿Viste la carta? Bueno, no estaba ni siquiera escrita en braille y encima decía que había sido rechazada en su búsqueda laboral”, dijo Juan Manuel angustiado.

Ella se había postulado en 5 trabajos y resulta que para ninguno de ellos estaba capacitada. La gente responsable de enviar la carta rechazándola no se había ni siquiera tomado la molestia de escribirla en braille para que la mujer pudiera leerla y entender lo que le decían. “Era una noticia re bajonera y se la tuvimos que decir nosotros, la cara de esa mujer no me la olvido más”.

Cada decepción que Juan Manuel tenía que presenciar era un empujón más que lo motivaba e incentivaba para continuar desarrollando su aplicación. Decidieron emplear a la mujer como taster de su equipo y la impulsaron a seguir para delante. La solidaridad de los chicos del equipo y su compromiso con las personas ciegas lograron que ella se recupere.

“Esperamos hacer del mundo de los ciegos un lugar mejor, sin subestimaciones ni discriminaciones. Buscamos la igualdad. Porque al fin y al cabo nadie es mejor que nadie y todos debemos tener los mismos derechos ya sea desde la aceptación en el trabajo como facilitarles la comunicación desde una aplicación” confesó Juan Manuel.

Malena Escobar O`Neill

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.