Violencia, corrupción y populismo: realidades de América Latina

José Luis Tejada en una de sus publicaciones hace referencia a tres tipos de pluralismo en el cual cataloga a la sociedad en tres tipos: un espejo, un mosaico y un crisol cada una representando a diferentes tipos de sociedades y como estas funcionan y se logran desarrollar de tal manera que logran obtener cierta estabilidad al interior de las mismas.

El espejo hace referencia a las sociedades cerradas y autosuficientes, el mosaico representa ha aquellas naciones que se han formado a partir de la diversidad y las diferencias entre sus grupos sociales y por ultimo el crisol apunta a la superación de las diversidades culturales logrando conjuntarlas en una cultura única que logre representar e infundir un sentimiento de unidad relativa.

Al desarrollar estas ideas Tejada refleja claramente 3 actores internacionales el primero de ellos Estados Unidos (espejo), seguido de Canadá (mosaico) y por ultimo la Unión Europea (crisol), si la descripción anteriormente dada concuerda con la conformación de las estructuras sociales de los Estados ¿Cuál seria la descripción ideal para referirnos a Latinoamérica?

Entendiendo que es un conglomerado, que cada vez va perdiendo esa identidad que denominamos Latinoamérica, entendiendo que con el pasar de los años las realidades de los países que comparten una herencia común han sido distintas, a pesar de que valores fundamentales como la democracia y la justicia social predominan en los discursos políticos de los Estados Latinoamericanos.

Es pertinente mencionar que también padecen de cierta patología que los hace caer en demagogias como el uso excesivo de discursos populistas, la defensa de la democracia y el Estado de derecho, cuando la realidad apuntala a situaciones adversas como una concentración de la riqueza en las elites sociales, un reparto de justicia social inequitativo, violaciones constantes a los principios democráticos y unas cifras de violencia que caen en la barbarie.

Si lo describimos como una sociedad espejo los Estados Latinoamericanos estarían cayendo en una imitación de las culturas hegemónicas, de aquellas sociedades que concebimos como triunfantes y reflejan ese éxito que esperamos impulsar al interior de los Estados, dejando de lado las diferencias estructurales entre las sociedades que reflejan este paradigma y nuestras aferrado sentimiento nacional.

Si nos evocamos hacia un mosaico podrías observar la pluralidad que existe en el hemisferio, los diversos regionalismos que existen dentro de los mismos Estados resaltando esa multiculturalidad que impera dentro de América y esas sociedades que resisten ser absorbidas por la globalización y aun conservan su identidad cultural. La construcción de un equilibrio dentro del concepto de mosaico resulta complicado debido a que las diferencias entre grupos tienden ha asentarse, marcando la diferencia e impulsando hacia la exclusión como sucede con diversas sociedades indígenas en la actualidad.

Y por ultimo el crisol que podría ser la manera mas sintética de referirnos ha América Latina debido al pluralismo y la diversidad que tiene la región, todos tienen un origen común en este caso representada por la maza continental denominada América, de donde se van desprendiendo diversas culturas las cuales reflejan ciertas diferencias unas de otras, como la historia lo hace ver, posteriormente caen en punto de convergencia que en este caso podría ser el mestizaje aquel punto que enclave nuestra identidad latinoamericana.

El crisol forzosamente nos oriente hacia el punto de la integración idea que se a planteado en diversas ocasiones para fomentar el crecimiento y el desarrollo de nuestras sociedades, pero parece que nuestras diferencias históricas, así como los diversos intereses nacionales o de las elites se imponen a cualquier esfuerzo que evoque aquella sensación de unidad que puede mejorar no solo los lazos históricos sino promueva un proyecto de desarrollo conjunto en una región que esta llena de promesas y de pocas acciones.

Quizá alguno de estos conceptos nos permita entender algunas de virtudes y vicios que parecen dominar la realidad de América Latina, cabe resaltar que al interior de cada estado dicha realidad es diferente no es lo mismo hablar de la democracia Chilena que ha tenido un avance estratosférico en comparación de la democracia en Venezuela o Nicaragua.

A si mismo se debe de distinguir la inseguridad que impera dentro de los Estados de Costa Rica u Honduras en comparación de lo que los sociólogos e incluso el mismo Papa describió como Mexicanización de los Estados que se encontraban con alces en sus índices de inseguridad.

Finalmente una de las realidades en las que todos los Estados Latinos parecen converger, es la triste y precaria situación del sistema educativo en el que solo 1 de cada dos jóvenes termina sus estudios de secundaria, los países latinoamericanos se ubican en los últimos lugares de la prueba PISA, a pesar de los grandes gasto que se realizan en dicho rubro, siendo un presupuesto superior o equivalente a los países que obtienen las mejores notas.

Esta situación no cambiara a menos que se deje de pensar en métodos tradicionales para medir nuestros avances, debemos de entender que no un mayor gasto implica mejores resultados, debemos de enseñar habilidades no materias que solo implican un esfuerzo por memorizar y no por entender y analizar minuciosamente el porqué de las cosas, se debe de aprender a cuestionar con sentido , objetividad y respeto.

Si no podemos realizar estas cuestiones o al menos intentar cambiar los paradigmas tradicionales que rigen la política y la educación en América Latina difícilmente podremos reducir los índices de corrupción, la inseguridad las tazas de desempleo y el único sentido en que nos encontraremos unidos será en la de repetir los mismos errores una y otra ver de manera cíclica.



One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.