Vine a este puente para cometer un suicidio

Vine a este puente para cometer un suicidio. Cuando al fin las lágrimas dejaron de nublar mis ojos, pude ver el paisaje: ¡tanta gente!, todos con sus problemas y tristezas, pero ahí siguen, siguen caminando, maldiciendo a la vida porque se empeña en hacerlos infelices y al siguiente instante sonriendo, enamorándose más de ella.

El destino nunca nos da la espalda, porque pese a las desigualdades, para todos llueve, para todos sale el sol.

¡Tanta gente!, cientos de puntos negros rodeados de colores. Miles de colores.
..Y el río, también puedo ver el río, a pesar de que está sucio, fétido y abandonado, sigue corriendo!!

..Y esa gente.. cuando todos pudieran estar acá parados a mi lado pensando como arrancarle la tristeza a su cuerpo para siempre, siguen caminando. Van para un lado y para el otro entre lo cotidiano, y tienen fe, los mantiene con vida la idea de algo que llegará. Una Esperanza.

No voy a perder todo el camino que recorrí hasta este puente.
Vine, porque necesito a la muerte,
pero no le ofrezco mi vida, le ofrezco mi tristeza.´
lanzo desde este puente todo sentimiento negativo que hoy me aflige
y miro al cielo. Allá, más atrás de las nubes, puede verse como penetra la luz del sol. El sol que mañana me despertará, y pondrá mis mejillas rosadas, lista para salir de nuevo a la calle a caminar, a mirar la gente, !Tanta gente!, que vive corretiando por ahí y llenándose de cosas.
Antes de irme tomaré una dosis de viento, de ese que despeluca y achanta!

Like what you read? Give Sol Yeka a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.