llegó la soledad plena y con ella vino la paz. todo está bien porque en mi casa le cae sol a mis pies, porque el suelo me sustenta y puedo andar y bailar, porque el agua corre y lava todo lo que ya no es puro.

la rabia quemó mi corazón para otra siembra. la rabia me lavó los ojos, me lavó el vientre, la rabia me hizo probar mi lengua y era amarga, pero curaba, como algunas hierbas, como algunas verdades.

busco el agua y soy el agua. ya no tengo sed. ya no pienso. junto mis manos y las llevo a mi boca: siempre está ahí la vida, siempre dura once segundos, amo plenamente durante once segundos, mi corazón se alegra en un loop de once segundos, espero once segundos a que pase este momento, respiro once segundos y siempre hay amor.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Nora de la Cruz’s story.