that kernel of my self that I have saved

dije el otro día: para ser profesor necesitas un personaje. ser otro, no tú. porque es una postura vulnerable: al frente, solo, mientras todos los demás se acompañan y muestran a veces que les importa muy poco lo que dices, tu presencia, mientras se ríen de ti cuando hablas de cosas que a ti te apasionan, o al menos te gustan, de cosas tontas a las que les has dedicado tu vida como las palabras y los títulos de libros. se necesita un personaje para hacer eso porque nadie podría resistir mostrar su pulpa ante todos. nadie muestra su núcleo ante cualquiera.

the central heart that deals not in words

el germen donde uno es uno porque no es nada no está siempre al alcance de la mano. no está siquiera a la vista de nuestros propios ojos. aparece en un instante sagrado en el que todo se disuelve, pero nunca a solas. siempre para dejar de ser yo tuve que perderme en ti. en ti que tampoco eres tú ni yo sino nada. nada que quiere decir todo.

untouched by time, by joy, by adversities

diez años. ¿tantos? o más. once tal vez. pero puedo reconocer lo que estás pensando por el gesto que haces o por el tono de tu voz. y al verte me río de gusto como cuando uno es feliz. no hacen falta las razones. no importa nada de lo que sucedió -o no. fue haber sido corazón entre tus manos. eso es bastante. es demasiado. el vuelo de un cometa: irrepetible. cenizas doradas de tu corazón tengo en mi centro. en ellas quedó sembrado el grano de mi ser que yo guardé.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.