Podes encontrar el articulo original en: 10 verdades sobre tu primer año como madre Encontra en: La revista para madres Somos Mamás

Seguramente al momento de enterarte que te convertirías en madre y durante el primer año de vida de tu bebé leíste cualquier cantidad de libros, revistas y publicaciones web sobre crianza natural, horarios de bebés, dejarlo llorar o no. Trataste de conocer todo que se supone debes saber. Pero la realidad es que graciosamente lo que terminas aprendiendo es que “nada es suficiente”. De todo eso que leíste ¿Cuánta información real usaste? ¿Algo? ¿Un poco? Ó quizás nada. Hay extractos, uno que otro truco rápido para algo, pero nada llega a ser completamente preciso sobre lo que necesitas saber para ese primer año como madre. Pero relájate aquí es donde debes comprender que cada experiencia es distinta, porque cada niño y cada madre es un mundo. Estas verdades que te revelamos a continuación son quizás la que a toda madre le gustaría haber leído, no todas son hermosas realidades, pero así es la maternidad un malabarismo constante que a la final esta lleno de besos que borran todo.

lo que no sabias del primer año

Cosas sobre el primer año que seguramente te habría gustado conocer

1. Vas a ser malísima en eso de la maternidad, al tiempo que serás genial, todo esto a la vez o a veces por momentos. Cada día serás una madre distinta y tu hijo también será otro distinto. Lo que hacen que los días a veces sean bueno, otros malos y otros tantos regulares. Sé indulgente contigo mismo, porque te quieren y te necesitan como a nadie. Recuerda que ser madre durante el primer año es como escalar el monte Everest a pelo, así que no te preocupes si al principio lo haces fatal. 2. Después del parto, el cuerpo estará de todo, menos de foto. Fofo, blando, extraño y con hoyuelos, sobre todo en el área de la barriga. Te avergonzarás de el, sentirás que nunca más serás la misma, pero recuerda que hizo de ese cuerpo esa hermosa imperfección (que es momentánea, te lo aseguramos). Recuerda que una persona acaba de salir de allí, así que come con calma, come bien y ya tendrás tiempo para reactivarte y volver a tu estado habitual. ¡Si se puede!, esto tan solo se vive el primer año.

sobre el primer año

3. Tu bebé no es como los otros bebés. Tu bebé es único. Tu bebé no se portará como dicen los libros, no le agrada lo que se supone que le tiene que agradar, no hará lo que se supone que tiene que hacer y eso es normal y genial y además perfectamente válido. Lo mejor que puedes hacer es leer menos, escuchar menos a los demás y dedicarte durante ese primer año a conocer a tu bebé. ¿Qué le gusta? ¿Qué le hace sonreír? ¿Cómo se duerme más rápido? ¿Cómo es su llanto cuando tiene hambre? Descubrir estas cosas te ayudará muchísimo más que las instrucciones que te dé cualquier desconocido o un libro. 4. Basta de decirle a la gente que todo debería ser fácil y sin dolor. Vivimos en un mundo en el que la facilidad se equipara al valor de las cosas; cuanto más fácil, mejor, y si algo te cuesta más es porque te estás equivocando. Pero lo cierto es que a veces las cosas más difíciles valen realmente la pena. De vez en cuando, ocurre que las cosas que considerábamos más difíciles resultan ser las más simples y sencillas. Lo que a unos les resulta sencillo puede ser la pesadilla de otros papás. Y el hecho de que tu bebé no duerma bien a las cinco semanas, aprenda a comer con cubiertos en su primer cumpleaños, llore demasiado o tus pechos se irriten al dar de mamar, no quiere decir que algo vaya mal. A veces las dificultades son positivas; nos hacen crecer. Y resulta que ser padres acarrea dificultades. Cualquier libro que te diga lo contrario es no sirve. 5. Hablemos de caca. Te lo han contado, te lo han advertido, pero a pesar de todo esto cuando tengas que hacerlo cada día y en un promedio de cada tres horas y el primer año infinidad de veces, el popo de bebé sigue siendo sorprendente, alarmante y absolutamente impresionante el tiempo que te vas a pasar controlando, oliendo, limpiando, evaluando, comentando, examinando y transportando caca. 6. Cuanto antes descubras cómo aceptar de forma educada los consejos que no quieres oír, mejor. Por algún motivo, a la gente le encanta dar opiniones sobre los bebés; todos tienen un punto de vista particular y quieren darlo. La mayoría de estos consejos siempre son bienintencionados y todos quieren intentar ayudarte para que ese primer año no luzcas tan cansada, lo cual al menos no resulta demasiado ofensivo, y es bastante sincero.

lo que no sabias del primer año de tu bebe

7. Empieza a estirarte, porque te toca ser flexible. La regla numero uno con la que nace un bebé y así pasa su primer año de vida es que son INOPORTUNOS, así que aprende a ser flexible con tus horarios, tus horas de sueño, tus récords de puntualidad, tus fechas límites, tus mejores camisetas, tus relaciones: todo se va a volver caótico y complicado. Tienes dos opciones o convertirte en un ser permanentemente amargado ó tragarte tu orgullo y ser flexible. Estarás más tranquila u llevarás este primer año a tu ritmo, al del bebé y no al de los demás, como pretenden. 8. Lo más importante que necesitas para tu bebé no es una hamaca, ni un juego de sábanas, ni un cochecito. Lo más importante que vas a necesitar para tu bebé es a tu familia, esta será la que te ayudará a mantenerte a flote. Pide ayuda a ellos si te sientes muy cansada, comida si estas hambrienta y aun no haz podido hacerte algo para ti. Tu familia y amigos te perdonarán cuando llegues hecha un desastre con horas de retraso, o cuando te conviertas en una amiga negligente que no se acuerda de ponerse calcetines. Querrán coger a tu bebé cuando estés demasiado cansada o frustrada para tenerle en brazos, porque eres imperfecta y humana y cometes errores. 9. Tenemos que ayudarnos mutuamente a mantenernos en pie. Criar un bebé es una de las cosas más duras que harás en la vida. Es una experiencia que te hace pedacitos, que nos hace criticarnos o mirarnos por encima del hombro los unos a los otros. Mejor cambia eso por quererte admirar bebés adorables, echar una mano y celebrar victorias. No es tan difícil, a nadie le importa si tu método es mejor.

verdades del primer año

10. El éxito reside en querer mejorar. A decir verdad no sabes mucho sobre nada. En unos meses cuando tu hijo cumpla su primer año, seguirás sin saber demasiado. Procura acumular toda la sabiduría que puedas. Aprende de tus errores. Sé humilde. Sé abierto. Cuando sepas qué se puede mejorar, hazlo. Sé un mejor padre y madre mañana de lo que lo has sido hoy, siempre, todos los días, hasta que puedas. Prueba cosas nuevas y deséchalas sin remordimiento si no funcionan. La vida no es un concurso o un juego, es simplemente una preciosa vida. Vive cada minuto, en lugar de apuntarlos en un marcador. Y quiere a ese bebé increíble.

Like what you read? Give Somos Mamas a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.