Preguntas frecuentes sobre #somosnuestras

El pasado 4 de febrero, 10 chicas salieron a votar vestidas como personajes de “El cuento de la criada” (A Handmaid’s Tale) de Margaret Atwood. Ante la respuesta tan positiva, esta es una guía de quienes somos, qué pensamos y cómo vamos a trabajar.

1. ¿Quiénes son?

En orden alfabético:

Yorleny Araya Valenciano
Gabriela Clarke Caamaño
Alicia Coto Guzmán
Sofía González Barboza
Angélica León Sánchez
Sara Mata Calderón
“Karla Piedra Mora”
Ana María Rodríguez Pereira
Paola Rogue Porras
Jimena Torres Sibaja

Colectivamente, nos indentificaremos como #SomosNuestras.

2. ¿Por qué hacerse llamar #SomosNuestras?

En la novela y la serie, a las criadas se les llama según el líder de la teocracia a quien pertenecen, ya que ellas pasan a ser su propiedad y mercancía: Offred (Of Fred, De Fred), Ofglen (Of Glen, De Glen), etcétera.

Escogimos #SomosNuestras porque reclama la propiedad sobre nuestros cuerpos, nuestras voces, nuestras acciones.

Somos de nosotras y solamente de nosotras.

Nosotras, participando de la libertad que nos otorga vivir en una república democrática.

3. ¿Cuál es su objetivo?

En primera instancia, la autoexpresión.

Las acciones del domingo 4 de febrero nacieron de modo espontáneo y se llevaron a cabo del mismo modo, para nadie más que para nosotras mismas.

A raíz de la atención que generó la propuesta y el apoyo tan genuino que hemos recibido, nuestro objetivo se ha ampliado a generar consciencia, discusión y visibilización sobre los temas que afectan a mujeres, minorías sexuales y otros grupos históricamente discriminados.

Planteamos una intención de protesta pacífica, interseccional, apartidaria y autogestionada.

4. ¿Son parte de algún partido político, institución u organización?

No.

Somos 10 mujeres que ejercen sus derechos civiles en función del civismo y libertad con los cuales nos identificamos.

5. ¿Por qué escogieron The Handmaid’s Tale?

Todas leímos el libro y vimos la serie, que continuará con una 2da temporada en abril.

Nos sentimos ampliamente identificadas con la obra.

En el universo de Gilead, June, la protagonista, menciona que la pérdida de su estado de derecho fue un proceso paulatino. Menciona que la ciudadanía fue cediendo poco a poco, juzgando erróneamente que no era para tanto la polarización creciente que vivían.

Esa realidad se asemeja a la nuestra. Estamos poco a poco normalizando la existencia de ciudadanías de segunda categoría: sea por ser mujeres, minorías étnicas, minorías sexuales, o por discapacidades mentales o físicas.

No podemos permitir que el trato humano y los derechos se conviertan en moneda de cambio.

Los derechos son para todas las personas. De otro modo, dejan de ser derechos y pasan a ser privilegios.

6. ¿Dónde puedo leer el libro o ver la serie?

En Costa Rica sabemos que el libro está disponible en Librería Internacional (español e inglés), Librería Buhólica (español) y Libería Duluoz. La serie se puede ver en Hulu.

7. ¿Qué sigue?

Próximamente estaremos anunciando nuestras acciones planeadas para el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, así como 1ero de abril, segunda ronda electoral.

Extendemos una invitación abierta hacia cualquiera que desee sumarse a nuestros esfuerzos.

Nos encantaría ver más personas en las siguientes acciones, porque creemos en el poder de la multiplicación solidaria que dan las redes y en la visibilidad que logramos cuando somos más.

8. ¿Cómo me hago el traje de Handmaid’s Tale?

Estamos en proceso de crear un patrón descargable, de uso libre para cualquier persona que quiera sumarse a nuestras iniciativas el 8 de marzo y 1ero de abril.

Consideramos importante la inclusión financiera de las mujeres, ya que a través de esto se promueve el empoderamiento y se evita reproducir ciclos de pobreza y de violencia. Por lo tanto, próximamente publicaremos un listado de mujeres costureras con disposición para coser el traje, dirigido a quienes gusten mandarse a hacer uno.

Para quienes deseen su propio traje, la inversión en materiales es aproximadamente de 5 mil colones. Adicionalmente, si contacta a alguien para que lo cosa, habrá un costo de mano de obra.

9. ¿Puedo participar aún si no me identifico como mujer?

Por supuesto. Todas las personas son bienvenidas, la inclusión es necesaria y parte fundamental de nuestra propuesta.

10. ¿Están recopilando datos personales como correos o números de teléfono, haciendo listas o grupos en redes?

No.

Queremos reforzar la idea del autocuido, por lo que no estamos solicitando información o datos personales de quienes quieran sumarse a la protesta que hemos iniciado.

Nuestra comunicación oficial será por medio de Medium y divulgaremos toda invitación por este medio únicamente.

11. ¿Lucran de algún modo con su iniciativa?

No.

Así como no solicitamos información personal de quienes se quieran sumar, tampoco les estaremos solicitando dinero.

12. ¿Por qué creen haber acaparado tanta atención?

Estamos ante un momento clave de nuestra historia.

En América Latina nacen y se empoderan cada vez más grupos fundamentalistas que desean imponer visiones de mundo como ley, independientemente de las libertades que nuestras constituciones nos otorgan como estados de derecho. El femicidio es una común causa de muerte de las mujeres de la región y la violencia doméstica domina las dinámicas familiares de muchas personas.

A nivel global, las mujeres asumen nuevas luchas y continúan aquellas de sus antepasadas sufragistas, pues aún no hay equidad: contamos con menor participación política, nuestra salud e integridad física se encuentra en constante amenaza, existe una brecha de género en lo profesional y no solo es económica, nuestras trayectorias profesionales son puestas en duda o truncadas antes de alcanzar su potencial.

Adicionalmente, ante todas estas situaciones, la cultura pop ha despertado y visibilizado el tabú perpetuo que suele rodear las luchas femeninas: vivimos la época de #MeToo, Time’s Up y el reciente lanzamiento de la serie basada en The Handmaid’s Tale en Hulu.

La novela y la serie son ampliamente conocidas a nivel global. Por lo tanto, su icónico traje transmite un mensaje más allá de las barreras culturales y de lenguaje.

Antes de nuestra protesta, numerosas mujeres se manifestaron en la vestimenta de la obra en Estados Unidos. Justo una semana después de nuestra protesta, mujeres croatas vistieron sus trajes también ante una situación política propia.

No somos las únicas, ni las primeras, ni seremos las últimas en ubicar el mensaje en el contexto internacional por medio de este referente cultural. El traje nos ha hecho noticia a varios grupos de mujeres, pero sobre todo, nos ha hecho comunidad.

13. ¿Dónde leo su cobertura en medios?

Hemos recopilado más de 70 notas en más de 25 países en todos los continentes.

Aquí hay algunas de las más prominentes:

La Nación (Costa Rica):

The Tico Times (Costa Rica):

Revista Perfil (Costa Rica):

El País (España):

Salon (EEUU):

Revista Latina (EEUU):

MSN (México):

Financial Times (Reino Unido):

Reuters (Internacional, imagen 9/24):

Twitter Moments (Internacional):

NowThis Her:

Particular importancia merece que anotemos el tweet de la autora del libro que desde 1985 es vigente. Dicho tweet fue además retuiteado por el creador de la serie de Hulu.

Margaret Atwood:

14. ¿Cuáles fueron sus declaraciones a los medios el día de las elecciones?

Este es el comunicado completo, redactado y divulgado el domingo 4 de febrero:

“Somos muy afortunadas. Aún.
Crecimos en un país democrático y estable, donde la costumbre de los medios es hablar sobre una fiesta electoral.
Hoy estamos de fiesta y decidimos hacerla una fiesta de disfraces. ¿Por qué? Porque queremos y podemos. Porque la protesta también es fiesta. Así de afortunadas somos aún. Podemos pretender una conocida ficción ante una amenaza fundamentalista que de ficticia no tiene nada.
Estamos ante un panorama donde las condiciones materiales de las mujeres han sido un tema invisibilizado por los medios de comunicación y la mayoría de partidos políticos.
La mayoría de las propuestas de los partidos hacia las mujeres están relacionadas a labores de cuido y una aparente obligación a reproducirse.
Nuestra obligación y participación ciudadana, sin embargo, trasciende.
Nos manifestamos a favor de un estado laico, que celebre todas las libertades, porque todavía falta mucho trabajo para llegar a una verdadera igualdad.
Votamos por nuestros derechos, votamos por nuestra seguridad, votamos por nuestra libertad.
Hoy usamos y vestimos nuestra voz, porque aún contamos con ella y no pretendemos dejarla ir.”