El mariscal López: ¿Déspota, héroe o víctima de prostitución política? Parte II — Por Rafael Pérez Negri.

¿Por qué el Mariscal es enaltecido como el máximo héroe del Paraguay, siendo que no hizo mérito para ello?

El culto al mariscal tiene origen a inicios del siglo XX, cuando los nacionalistas “anti legionarios” atizaban al pueblo en contra de la guardia y destacamento policial porteño del Presidente Benigno Ferreira. Este “nacionalismo” que necesitaba un apoyo ideológico que se opusiera al “legionarismo” no pudo encontrar sino en Solano López el paradigma anti-legionario. Así surge el Lopizmo.

Por primera vez el nombre de Solano López “que estaba condenado y fuera de la Ley” se pronunció públicamente con un ¡Viva López! en 1907, en un acto de homenaje que los marineros argentinos, para congraciarse con los cívicos del gobierno, rindieron al General Eduvigis Díaz en el cementerio de la Recoleta.

Ese ¡Viva López! que en esa ocasión pronunció en medio de un discurso Ignacio A. Pane (renombrado novecentista paraguayo) fue el motivo para el desencadenamiento de una de las peores represiones llevada a cabo por la policía de argentinos del gobierno de Ferreira y por el Coronel Duarte, donde fueron víctimas niños, mujeres y ancianos, así como jóvenes, estudiantes y obreros.

El Lopizmo que emergió como resultado de una reacción del parlamento popular, que tuvo como precursor a Ignacio A. Pane, al poco tiempo, ya en manos de otros, se transforma, no en una revisión crítica, veraz y realista de los contradictorios gobiernos de los López, sino en leña de guerra sociopolítica e instrumento de la exacerbada disputa caracterizada por acusaciones y contra-acusaciones de Colorados y Liberales, que en vez de sembrar un pensamiento crítico y realista, fomenta el deleznable fanatismo polito-religioso.

Desde ese entonces, la figura del mariscal que, cuyo culto nace como símbolo de protesta, fue prostituyéndose a favor de distintos pensadores, periodistas, partidos políticos y Gobiernos de turno. Pero su deificación no llegó sino hasta el gobierno de Rafael franco y las dictaduras de los generales Morínigo y Stroessner.

Durante la dictadura de Alfredo Stroessner se tomó como estandarte al Mariscal López y su gesta, porque necesitaba un factor convocante para crear orgullo nacional basamentando así su mandato. Prohibiéndose absolutamente toda corriente antilopizta. Y no fue sino después de años de la caída del régimen que se pudo volver a tratar abiertamente el antilopizmo. Como ejemplo de ello, la “Obra San Fernando” (obra teatral que recoge sucesos de fusilados por López) no pudo ser puesta en escena sino hasta 3 años después del Golpe del ’89. Pero lo peor de todo es que la gente fue, a base de amenazas y represión, exhortada desde el púlpito a amar y venerar al mariscal. Práctica que aún se sigue llevando a cabo en escuelas y colegios a menor escala, suprimiendo el pensamiento crítico e independiente, y censurado las atrocidades cometidas durante la era López, o en su defecto, tratando de justificarlas.

Dentro de tales justificaciones está la “falta de compresión del contexto social y la diferente época”. Analizando este argumento, si se tiene en cuenta que la guerra fue en 1864, son 53 años después de la independencia de la corona española. El Paraguay era considerado el país más eficiente de Sudamérica, un país con un gran desarrollo que estaba en su apogeo. Gran parte de la población estaba alfabetizada y los índices de pobreza eran muy bajos. No se está hablando de un gregarismo o una horda post colonial poblada por nómadas y trogloditas, sino de una sociedad desarrollada, alfabetizada y avanzada. Con la misma lógica y argumento de una época y contexto social diferente, se podría aplicar al Holocausto Nazi y a la inquisición medieval a modo de justificarlos.

Así también, no solamente el sector oficialista utiliza a su favor la figura del Mariscal. Los comunistas lo glorifican como el héroe que luchó contra la industrialización e imperialismo británico.

“Mariscal López” se llamaba la columna guerrillera del Frente Unido de Liberación Nacional (FULNA), cuyo dirigente es miembro del Partido Comunista Paraguayo (PCP), que desde 1959 intentó derrocar por las armas a la dictadura del general Alfredo Stroessner, la misma que también consideraba a López su “héroe máximo”. En la actualidad, el grupo armado que se pretende guerrillero y que actúa en zonas de Concepción y San Pedro con el nombre de Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), desde su presentación en sociedad en 2008, adoptó como logotipo la figura del Mariscal López montado a caballo.

Dentro de la ideología del Lopizmo también algunos escritores e historiadores han deformado el verdadero sentido de la guerra del 70 atribuyendo a las heroicas resistencias y al sacrificio de vidas, al “valor de la raza” como lo sostenía O’Leary, a “superioridad de la raza” según Manuel Domínguez o al “espíritu de la raza” según Rolón Medina, perdiendo totalmente el hilo conductor y tratando de salirse por la tangente como si la guerra haya sido provocada por cuestiones culturales o raciales.

Así también, otro punto que les encanta defender a los Lopiztas fue la forma en que murió el mariscal, exagerando y mitificando la forma en que fue asesinado en Cerro Cora, resaltando sus últimas palabras: “Muero por mi Patria” o “Muero con mi Patria” (aún no se ponen de acuerdo si dijo “con” o “por”) siendo estas palabras, dicen ellos, un símbolo de apoteosis, que le dio al mariscal la dicha de morir como un héroe.

Pero en respuesta a la pregunta del título, el mariscal, ¿Fue un héroe, un déspota o una víctima de prostitución política?

Oficialmente es un héroe en la actualidad, si bien, durante la post guerra del 70 nadie lo reivindicaba, hoy es condecorado como el máximo héroe de la nación.

Efectivamente fue un déspota, gobernó tiránicamente sin limitación alguna, enjuició, torturó y mató a un gran número de inocentes y es responsable, si bien también comparte la culpa con otros, del genocidio paraguayo.

Es víctima de prostitución política, la figura del mariscal fue prostituida a lo largo del tiempo, en carácter de símbolo y estandarte político. Desde el usufructo político de su nombre que inició en 1907 a modo de protesta, pasando por todos los procesos de heroificación de los gobiernos de turno y partidos políticos, hasta la mistificación actual que hoy se le atribuye, dan un panorama de cómo el uso de su figura tiene interés político. Su figura es utilizada tanto por la derecha e izquierda, incluso el centro. En el pasado fue idolatrado por tiranos y golpistas, hoy es enaltecido por nacionalistas, comunistas y guerrillas fuera de la ley.

Por consiguiente se concluye que Solano López fue un despótico tirano, es un héroe por nombramiento y es víctima de una de las mayores prostituciones políticas de la historia.

Respondiendo a la pregunta inicial, el mariscal es enaltecido de tal forma por el interés político que su figura trae detrás.

Referencias:

https://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Solano_L%C3%B3pez

Fleischer Shevelev, Igor. Los cuatro jinetes del apocalipsis. Tomo I y II.

https://www.ultimahora.com/lopez-el-heroe-el-que-pelean-la-izquierda-y-la-derecha-n971144.html

http://www.portalguarani.com/1508_arturo_pereira/13750_el_lopismo_y_anti_lopismo_ensayo_de_arturo_pereira_.html

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/suplementos/cultural/lopistas-y-antilopistas-72963.html

http://www.nanduti.com.py/2017/03/01/el-mariscal-lopez-fue-un-despota-y-un-malisimo-militar/

http://partidocomunistadelparaguay.obolog.es/solano-lopez-heroe-o-villanor-1169063