Hacia volar mi locura, creía que el odio adecuado envolvería mi ser. Supuse que el partir de los días serían distancia, no ame ni un instante…odie cada segundo de mi presencia, soñé cada latido con tanta furia. Jamás pensé ser frágil, ni lo fui, pero me preparé para enfrentarte una y otra vez, para cuando tus ojos que antes me envolvían, descubran la lucha de mi corazón y ¡te odie!,tanto te odie, fue mi odio que me lastimó. Y así llegó el instante de mi locura y la perdición de toda mi fortaleza. Jamás pensé que lloraría por esa misma herida que clavaste con tanto odio. Ya verás… que si te deje estar en mi vida, fue para odiarte un poco más y no fui yo la que te siguió , caminaste a mi lado solo para odiarte más, mucho más.
Like what you read? Give Vera Torre a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.