Ya somos oficialmente Passivhaus Designers / We are now officially Passivhaus Designers

El estándar Passivhaus es un estándar de construcción que permite lograr un elevado confort interior y, al mismo tiempo, un consumo de energía muy bajo y un precio asequible, gracias al máximo cuidado de la envolvente del edificio y a un sistema de ventilación controlada.

En media, los edificios Passivhaus permiten reducir en un 75% las necesidades de calefacción y refrigeración.

Este estándar se basa en la optimización de los recursos existentes a través de técnicas pasivas, como por ejemplo el factor de forma, que reduzca la superficie en contacto con el exterior para disminuir las necesidades de climatización, la orientación correcta de las ventanas para aprovechar el calor del sol cuando están cerradas y la ventilación natural al abrirlas, o poner protecciones solares que impidan un sobrecalentamiento en verano.

Al mismo tiempo, las altas exigencias técnicas y constructivas, contribuyen al excelente acondicionamiento térmico conservando todo el calor absorbido en invierno y disipándolo en verano.

Los 7 principios básicos de las casas pasivas son:

· Una buena envolvente térmica — superaislamiento

· Eliminación de los puentes térmicos

· Ventilación mecánica con recuperación de calor

· Ventanas y puertas de altas prestaciones

· Optimización de las ganancias solares y del calor interior

· Modelización energética de ganancias y perdidas

En general, el objetivo del estándar es limitar la demanda de energía a 15 kWh/m2año para calefacción y a 15 kWh/m2año para refrigeración (o limitando el valor de las cargas, en los dos casos a 10 W/m2). La estanqueidad al aire se debe comprobar mediante un test de presurización (blower door) que confirme un valor no superior a 0,60 renovaciones por hora con una presión/depresión de 50 pascales. La energía primaria total demandada por el edificio (incluyendo climatización, iluminación, electrodomésticos, ordenadores, etc) no debe superar los 120 kWh/m2año.

Con los nuevos criterios, vigentes desde mayo de 2015, se han introducido los nuevos conceptos de demanda de energía primaria renovable (PER).

En los edificios antiguos normalmente es más difícil alcanzar el Estándar Casa Pasiva con un esfuerzo razonable. Para ello existe el estándar EnerPHit. Llevar a cabo una rehabilitación hasta el Estándar EnerPHit empleando componentes Passivhaus en los elementos estructurales relevantes de los edificios lleva a mejoras considerables en relación con el confort térmico, la durabilidad de la estructura, la rentabilidad y las necesidades energéticas.

El Estándar EnerPHit puede lograrse mediante el cumplimiento de los criterios del método de componentes o, alternativamente, mediante el cumplimiento de los criterios del método de la demanda energética.

Para leer más:
Passihaus Institut: http://www.passivehouse.com/