Sobre los alacranes

He estado tratando de escribir un poema o varios sobre los alacranes.
Me tienen fascinada.

(Tiendo a obsesionarme con temas que antes parecían inservibles en mi vida y también tiendo a olvidar temas que antes me parecía imprescindibles. Hay pequeños detalles que son relevantes y me duele que no sean descritos o investigados con seriedad y hay otros que todo mundo considera relevantes pero yo, pues: no. No estoy interesada, no voy a seguir tus reglas)

Aprendí, por ejemplo, que los alacranes no tienen parejas, sino que se les ve en pareja porque no suelen salir de sus lugares seguros, sólo salen para aparearse. Y los seres humanos romantizamos su existencia enamoradiza cuando vemos dos porque nos reflejamos en ellos. En buscar parejas, coger, enamorarse. Pero los alacranes no saben de esto, dios, el amor romántico nos aleja de las realidades biológicas de la naturaleza.

Aprendí también que los alacranes son los escorpiones. Siempre pensé que eran diferentes, no sé de dónde saqué la idea. Los escorpiones (scorpiones, del latín scorpio, -õnis) o alacranes (del árabe al’ aqráb).

Son artrópodos.

Y aunque todos los alacranes tienen veneno, no todo el veneno es dañiño con los seres humanos.

Si a mí me hubieran dicho hace 4 años que estaría obsesionada con los alacranes, yo me reiría y diría: ¡pero si nunca he visto uno!

Me picó un alacrán mientras limpiaba el patio. No me hizo nada. Nada.

Hoy pensé en que ya no extraño a personas que solía extrañar mucho

En personas a las que les hubiera hablado con mucho calor (y quizás gritando) sobre los alacranes y cómo pican y existen y se esconden y me parecen misteriosos. Cómo he sobrevivido a ellos. Cómo soy una heroína de alguna historia increíble. En cómo les gusto. En cómo me gustan, dios, cómo me gustan los alacranes.

Hoy recordé que ya no conozco a quienes ya olvidé. O más bien: no los he olvidado porque aquí estoy escribiendo de ellos.

Pero definitivamente son ahora algo que pudo haberme importado y ahora no. ¿Soy horrible? ¿soy horrible porque ya no me interesa hablar de alacranes con gente que en algún momento quise?

Pienso que son como las estrellas que nos llega su luz y que en realidad están muertas. Nos llega sólo un leve destello. Un recuerdo. Pero están muertas a millones de años luz. A millones.

Hay una canción que puede resumir este escrito, se llama Your ex lover is dead.

I‘m not sorry I met you.
I’m not sorry it’s over.
I’m not sorry there is nothing to say

No me duele nada, no siento nada, hay un vacío al que sólo le llega la luz de una estrella ya muerta.

La estrella fuimos nosotros hace mucho, en ella pudimos haber hablado de alacranes.

En cómo amo los alacranes porque les he sobrevivido.