5 razones por las que es importante que utilices contratos en tu startup.

La mejor estructura no garantizará los resultados ni el rendimiento. Pero la estructura equivocada es una garantía de fracaso. ~ Peter Ferdinand Drucker”

Vivimos en una sociedad gobernada por normas: leyes, códigos de conducta, códigos de buenas prácticas, decretos, contratos, etc. Nos guste o no, estas normas afectan nuestra conducta cotidiana y una muestra de ello es que nadie va a trabajar desnudo (aunque no haya una ley que lo prohiba).

Bien sea que estemos en nuestro “lugar” de trabajo o en casa discutiendo con nuestra pareja sobre a quién le toca lavar los platos, negociamos contratos todos los días. Y es que un contrato no es más que el acuerdo de voluntades entre al menos dos personas, para hacer, no hacer, dar, o no dar algo.

Pero prevenir conflictos o malentendidos, es solo una de las distintas funciones que cumplen los contratos en nuestra sociedad. Desde el inicio del intercambio de bienes (saludos a Marco Polo), los contratos tuvieron además una importancia económica que se mantiene en la actualidad pese a que ha variado el concepto de bienes, la forma y los canales para realizar el intercambio.

Gracias a los contratos se redujo el riesgo de conductas abusivas, lo que llevó a la gente a confiar los unos en los otros, porque existía una garantía de cumplimiento en el contrato (cláusulas de penalización). La confianza generada (hoy en día escala de estrellitas, corazones o pulgares arriba) motivó a que se multiplicara el intercambio de bienes y a que el comercio se desarrollara hasta alcanzar los niveles y dimensiones de la era globalizada actual.

Pero dejemos la historia por ahora, estas son las 5 razones por las cuales es importante que implementes contratos en tu startup.

  1. Te permite definir al detalle la relación con tu usuario/cliente/proveedor/trabajador

Un contrato sirve como prueba de la existencia de una relación entre quienes lo firman, y además te permite establecer reglas para seguir antes, durante y una vez finalizada la relación con tus usuarios, clientes, proveedores, trabajadores, etc.

Imagina que has externalizado el desarrollo de software de tu startup, un contrato te permite establecer las etapas de desarrollo, tiempos de entrega, cuotas y plazos de pago, finalización del desarrollo, todo ello antes de comenzar a escribir una línea de código.

2. Te permite establecer reglas adicionales a las establecidas en la legislación.

Imagina que tú y tu co-founder deciden que la toma de decisiones se rija por mayoría, la legislación (con alguna excepción) permite que ciertas decisiones se puedan tomar por mayoría simple y otras requiere mayoría reforzada, sin embargo probablemente haya decisiones que no quieres que se tomen en función de las mayorías establecidas en la legislación, por ejemplo poder vender tu parte de la startup en las mismas condiciones que la oferta que un inversor le haya hecho a cualquiera de tus socios, o la posibilidad de obligar a todos los socios a vender si tú has recibido una buena oferta, estos acuerdos se pueden incluir en un contrato (Pacto de Socios), son las conocidas cláusulas de Tag Along o Derecho de Acompañamiento y Drag Along o Derecho de Arrastre.

3. Te permite identificar fuentes de conflicto y posibles soluciones.

Volvemos al caso de la externalización de Software de tu startup, a una consultora de IT. Imagina que llega la fecha de entrega para testing y no se produce la entrega, o que se detecta y reporta un bug y no se arregla en el plazo establecido en el contrato.

Un contrato bien redactado tendría que ser capaz de resolver cualquier conflicto que se pudiera haber previsto antes de firmarlo, como la penalización por día de retraso a quien incumpla, la posibilidad de retener cuotas hasta tanto se reparen los bugs, etc, y a la vez ser lo suficientemente flexible para resolver aquellos conflictos que no se hayan podido prever al momento de firmarlo. Por ejemplo la posibilidad de notificar un incumplimiento y conceder un plazo para que este se resuelva y si la parte incumplidora es tozuda y se niega a cumplir, poder resolver el contrato y no quedar vinculado durante el tiempo de duración del contrato a una parte tozuda e incumplidora.

4. Te permite protegerte

Imagina que contratas a un autónomo para que te haga el diseño de tu web, logo, etc, o la consultora de IT te ha entregado el software y resulta que no es tuyo, o tu vecino te ha ayudado a hacer un video sobre tu idea de negocio y ahora no te lo deja usar sin pagarle.

Un contrato te permite establecer y proteger, entre otras cosas, la propiedad intelectual de tu startup (software, logos, diseños, etc) que sobretodo en la fase seed, son los activos que hacen que tu startup salga mejor parada en una valoración para obtener financiación.

5. Te permite escoger donde quieres resolver tus problemas

Imagina que el diseñador web que contrataste está en Bali y no te ha entregado el trabajo conforme a las especificaciones que acordaron, le vas a ir buscar a Bali?

Un contrato te permite escoger el lugar y la ley que quieres que regule la relación con tu usuario/cliente/proveedor/trabajador. Piensa que si tienes que ir a juicio en Bali, los honorarios de un abogado balines no serán los mismos que los de un abogado español, súmale tus gastos de desplazamiento y por si fuera poco, no olvides que no hablas balines, por lo que tus gastos se incrementan con las traducciones, sin mencionar que su legislación te resultará completamente inentendible.


Cómo te podemos ayudar en Starting Legal?

Starting Legal es una plataforma web que te permite crear, firmar e invitar a firmar a todas las partes con plena validez legal, enviar contratos y otros documentos legales a un precio razonable, desde cualquier lugar y en cualquier momento.
En Starting Legal te ayudamos con los contratos que necesitas para arrancar y gestionar tu startup con todas las de la ley.
Quieres hacer un contrato y no lo encuentras en nuestra web? o tienes un contrato y quieres que lo revisemos? escríbenos a hola@startinglegal.com