ENTREVISTA DE TAPA | Carla Peterson e Isabel Macedo | “Guapa es una mina que encara la vida”

Publicada el 16 de marzo de 2014 en Tiempo Argentino

Cinco mujeres pierden todos sus ahorros por el cierre de una financiera siete años atrás. Y, a partir de ese momento, se vuelven inseparables. Más allá de que provengan de historias bastante diferentes, claro. Y de que se trate, en todos los casos, de mujeres fuertes –bellas y fuertes, como celebra uno de los últimos hits de Él Mató a un Policía Motorizado–, que no siempre van a coincidir en los puntos de vista y su manera de encarar los problemas. Pero que igual, eso sí, van a mantenerse amigas.

“Es un universo ilimitado el que tenemos para contar porque sólo las mujeres sabemos todo por lo que tenemos que pasar y transitar en un día, en una hora, ¡en un minuto! de nuestras vidas. Cómo puede cambiar todo en un instante. Y no por ser ciclotímicas sino por tener miles de colores para desarrollar. Los hombres, en ese sentido, son más simples. Son más de ‘sí’, ‘no’ o, a lo sumo, ‘no te puedo creer’. Todo es más tranquilo y más simple en ellos; no tan rebuscado”, cuenta entusiasmada y casi sin respirar Isabel Macedo, que en Guapas –la nueva apuesta de El Trece para su prime time el año en que vuelve Tinelli y la ficción no quiere perder terreno– encarna a una meteoróloga de noticiero que debe hacer frente al desgaste de un amor por un hijo que no llega.

“Pienso que abrir las puertas a cinco historias tan fuertes del mundo femenino va a hacer de Guapas un programa que les permita a muchos espiar cómo piensa y vive una mujer. Y eso puede ser muy atractivo”, se ilusiona Macedo. Y junto a ella asiente Carla Peterson, que en la tira le toca encarnar a Mey (apócope de María Emilia García del Río), una azafata acostumbrada a la high society que un día ve derrumbarse su estatus social de vida en country y vacaciones en Punta del Este, pero no se resigna a ello.

¿Algo que ver con Blue Jasmine, la Cate Blanchett en la última película de Woody Allen? “Yo no lo iba decir tan directo”, sonríe Carla, “pero sí, hay algo de ese personaje, porque también en Mey hay algo que no quiere perder y que la empuja a casi cualquier cosa para poder sostener ese condición social que se le va de las manos”.

Con dirección de Daniel Barone (el mismo director de Farsantes) y Lucas Gil, y libros de Leandro Calderone y Carolina Aguirre (guionista de Ciega a citas y Farsantes, entre otras), Guapas también presenta a Mercedes Morán en el rol de Mónica Durán, una divorciada “fóbica y solitaria”, madre de una hija de 33 años, que duda ante la posibilidad de una nueva relación; a Florencia Bertotti como Lorena Giménez, una esforzada estudiante de Medicina, proveniente del Conurbano, y enamorada de un cirujano sometedor; y a Araceli González en la piel de Andrea Luna (o sea, también hermana del personaje de Macedo), una “feliz casada”, pero con síndrome de nido vacío y en crisis con su matrimonio.

Como se ve, un elenco fuerte y de carácter que también tendrá su contraparte masculina, con las participaciones también importantes de Daddy Brieva, Mike Amigorena, Rafael Ferro, Esteban Lamothe y Mauricio Dayub (ver recuadro). “Tiene su dificultad realizar un programa como Guapas porque somos siempre cinco mujeres juntas pero cada una con su historia. Y eso obliga al libro a mantener el interés en cada una de nosotras”, destaca Macedo. Y Peterson añade: “No se trata de algunos personajes importantes y el resto girando a su alrededor como ya se vio otras veces sino de historias fuertes, cada una por su lado, pero a la vez vinculadas. En ese sentido, creo que se hicieron buenas selecciones y que el universo de cada una está muy bien delineado por los autores.”

Por eso, también, ambas coinciden en subrayar la importancia del guión en la decisión de sumarse al programa. “El libro es una sorpresa permanente. Es muy lindo. Todo el tiempo estás leyendo algo que te sorprende al punto de decir: ‘Bueno, con todo esto que pasa, podría terminar hoy el programa. Pero no: sigue. Y continúan pasando cosas’, festeja Macedo, mientras que Peterson apunta a alguna particularidad de su personaje en el contexto de una tira diaria: “Tener el decorado de un avión y hacer las escenas casi siempre en un aeropuerto, usando mucho terminología aeroportuaria, no es muy común en la tele.”

Si bien el medio ambiente de Laura Luna (el set de un noticiero), el personaje de Macedo, es un poco menos “raro” que el de Peterson, no deja de tener también su particularidad, con el auge de las noticias climatológicas de los últimos tiempos que puso a muchos de esos especialistas en la conversación cotidiana. Y algo parecido podría decirse de cada una de las otras tres “guapas”: se trata de vidas que más allá de su particularidad interpelan por su capacidad de identificación; de mostrar conflictos patentes en las clases medias urbanas hoy.

“Hay que pensar”, observa Macedo, “que Laura, mi personaje, estuvo 14 años de novia con Pablo (Esteban Lamothe) y que después de haber hecho ‘todo bien’ (o sea: estudiar, recibirse, trabajar de lo que te gusta, tener su novio, casare) no le sale justo lo último, que es lo que verdaderamente importa o les importa a ellos: tener un hijo. Y ahí se les va todo a la mierda. Porque se separan y, en ese interín, Pablo deja embarazada a una mujer.”

–Suele ser un lugar recurrente mostrar la relación competitiva que muchas veces surge en la amistad entre mujeres. En el caso de Guapas, ¿habrá más competencia o compañerismo entre ellas?
Carla Peterson: –Va haber un poco de ambas cosas.
Isabel Macedo: –Entre mi personaje y el de Araceli va a haber un poco de competencia, pero por crianza: son hermanas. Y ahí aparecen otras cosas además de la amistad. En la relación entre el personaje de Carla y el mío, en cambio, va a haber más comprensión. Una vínculo de mayor franqueza, como para poder decir lo que uno piensa.

–¿Qué es ser guapa para ustedes?
Macedo: –Ser guapa es ser una mina que encara la vida con verdad, sacando fuerza de donde no tiene. Pensando que ningún obstáculo es el fin del mundo, logrando levantarse de la cama por más cosas terribles le hayan pasado para poder avanzar. Minas que se hacen cargo de quienes son, sean mejores o peores que otras.
Peterson: –Lo mismo que dice Isa. Y agrego: mujeres que se atreven a los desafíos, que no tienen miedo, que abren caminos. Y que aquello que encaran siempre les queda bien porque lo hacen con convencimiento.
Macedo: –Partimos de la base de que son mujeres: algunas ya madres, otras con el poder de dar vida, pero todas siempre aguerridas. Con la capacidad de soportar dolores impensados para un hombre. Ya lo van a ver.


Los guapos

Guapas centra su protagonismo en cinco personajes mujeres, las interpretadas por Araceli González, Florencia Bertotti, Mercedes Morán, Isabel Macedo y Carla Peterson. Acá los cinco personajes (y sus actores) que serán su contraparte en el plano afectivo

Alejandro Rey (Mauricio Dayub). Casado con Andrea Luna (Araceli González), enfrenta una crisis matrimonial producto de la falta de pasión y la insatisfacción existencial de su esposa. Ella empieza a tomar y él trata de no perderla.

Federico Müller (Mike Amigorena). Un eminente cirujano plástico que ejerce cierta manipulación sentimental sobre Lorena Giménez (Florencia Bertotti) en su consultorio, pero que también tiene un costado débil que ella sabrá aprovechar.

Tano Manfredi (Dady Brieva). Un empresario gastronómico que se acaba de divorciar, tiene una pizzería y hace dudar a Mónica Duarte (Mercedes Morán) sobre la conveniencia de arrancar una nueva relación en la madurez. Tiene con qué.

Francisco Laprida (Rafael Ferro). Un piloto casado que, a primera vista, no tiene intención alguna de separarse. Sin embargo, mantiene una relación secreta con Mey (Carla Peterson), que la pone frente a sus propios límites.

Pablo González (Esteban Lamothe). Un conductor de noticiero que durante 14 años fue pareja de Laura Luna (Isabel Macedo) hasta que la imposibilidad de tener hijos los termina separando. En el interín, embaraza a una compañera de trabajo.


Macedo: “Guapas me encuentra con ganas de aprender más e inquieta como siempre”

Durante muchos años, Isabel Macedo brilló como villana. Lo hizo, por ejemplo, en Floricienta y Graduados. En los últimos tiempos, sin embargo, la intensidad dramática que siempre introdujo en esas instancias también pudo llevarla a personajes no tan victimarios o malvados. “Si te fijás, en Graduados, era una villana. Pero también la más sufrida de la tira. Y creo que eso fue lo que me abrió las posibilidades para hacer luego una miniserie como Fronteras (con dirección de Sabrina Farji), en la que me meto en el mundo de la medicina rural, la falta de insumos y todo ese compromiso social tan grande. Ahora con Guapas, si bien en otro nivel, también me meto con un tema que está muy presente como es el de la expectativa de miles de minas jóvenes que ponen todo su esfuerzo en poder formar una familia. Un mandato que puede ser social o deseo verdadero, pero que igualmente está muy presente.”

–¿Y en lo personal cómo te encuentra Guapas?
–Bien, sin duda un buen momento (sonríe) Pienso que es un momento justo en mi vida como para recibir un personaje como este. Para poder trabajar en armonía con otras cuatro mujeres espectaculares a las cuales admiro un montón. Mirarlas y ver de qué manera resuelven sus escena me enriquece en lo profesional y en lo personal. La verdad que sí, que Guapas me encuentra con muchas ganas de saber más, de aprender más e inquieta como siempre.


Peterson: “Sin Gaspar y sin Martín no sería el mejor momento de mi vida”

Después de aquella seguidilla de Lalola, Los Exitosos Pells y Un año para recordar en la que enhebró tres protagónicos al hilo, vinieron años más diversificados para Carla Peterson, seguramente vinculados a su reciente condición de madre. A saber: entregó un personaje intenso para la segunda temporada de la adaptación local de En Terapia; filmó películas como Medianeras (de Gustavo Taretto), Dos más dos (Diego Kaplan) y Las insoladas (otra vez Taretto); y participó de Tiempos Compulsivos, uno de los últimos unitarios de Pol-ka. Sin embargo, Guapas sigue siendo un proyecto “totalmente diferente a los que venía haciendo”. Explica Carla: “Tenía ganas de volver a esta dinámica que te exige una tira de grabar todos los días. Actuar, en un punto, es como hacer deporte, necesitás estar entrenado. Y sólo manteniéndote en cine o proyectos independientes perdés un poco eso. Por eso, para mí, Guapas era una excelente oportunidad para volver a ese ‘training’. Y más de la mano de Pol-ka, que como productora es como un equipo de fútbol de los mejores”.

–¿Y en lo personal cómo te encuentra Guapas?
–Sin duda, en el mejor momento de mi vida.

–¿Cómo resolviste tus horarios de madre con las exigencia de una tira?
–Lo pensé mucho. Pero me traté de acomodar. Por suerte me ayudan mucho en mi casa y también en el canal. Obvio que charlamos mucho con Martín (Lousteau) para acomodar los horarios. Aunque ahora charlo un poco menos, por ahí sólo antes de irnos a dormir (risas). Pero bueno, igual tratamos de hacer un tiempo para contarnos cómo nos fue, cómo la estamos llevando. Tengo claro que sin Gaspar y sin Martín no sería el mejor momento de mi vida. Este proyecto se lo dedico a ellos.


Originally published at tiempoargentino.com.

Like what you read? Give juan manuel strassburger a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.