NOTA | Culebrón Timbal | “La idea es involucrar a la gente en una estética del conurbano”

Publicada durante septiembre de 2010 en Tiempo Argentino

La nobleza, las carencias, las fantasías, las tristezas y las alegrías en torno a la cultura del Conurbano. De eso tratan las obras del Culebrón Timbal, un grupo de arte comunitario que hace quince años hizo pie en Moreno y, desde allí, se dedicó a retratar las mil caras de la vida cotidiana más allá de la General Paz. En esta oportunidad, el disparador se llama Catanga Breka Fest, un espectáculo de tinte cabaretero que presentan desde agosto y durante todos los sábados de octubre en el Bauen.

“La idea es involucrar a la gente en una estética del conurbano que provenga de una mirada medio burlona de la actualidad, pero que también dé esperanza hacia la cultura popular y la participación”, explica Eduardo Balán, el cantante de la banda. O, al menos, de la rama del Culebrón que se dedica a la música. Porque también hay integrantes que se dedican al cine, la historieta, la radio y la gestión comunal como lo demuestran cada una de las cuatro obras multidisciplinarias del grupo.

La última, titulada El cuento de las ciudades mestizas, es la que justamente presentan en el Bauen con este Catanga Breka Fest, una puesta en escena músico-teatral en la que hacen su aparición varios personajes como “los doce monstruos sexuales del Conurbano, el cafisho y la estrella porno”, y en la que el público comparte con la banda un guiso de corte popular.

“Cuando empezamos no estaba Capusotto con Jesús de Laferrere, y en el cine tampoco estaba El Bonaerense ni Pizza, Birra y Faso que mostraban estas otras historias del país”, recuerda Balán, a propósito del carácter pionero del grupo. “El Conurbano es imparable, es una realidad que no se puede soslayar. Lo reivindicamos como estética y como lugar”, completa.

— Hace quince años que trabajan y hacen arte en Moreno y toda la zona Oeste. ¿Qué cambios notan respecto a cuando empezaron?
 — La pobreza sigue. La mitad de la gente del Conurbano son jóvenes y la mayoría de ellos se encuentran desempleados. Como positivo notamos que hubo una explosión de teatros comunitarios, grupos de murga y centros de cultura barrial: se calcula que hay una cada ocho mil habitantes. Por otro lado, hubo un gran crecimiento de la movida de bandas independientes. La Unión de Músicos Independientes (UMI) manda a fabricar alrededor de 70 nuevos títulos por mes, mucho más que antes. Las redes comunitarias se multiplicaron y eso es bueno.

Like what you read? Give juan manuel strassburger a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.