NOTA | Negro García López | “El secreto de un buen solo es estar enamorado”

Publicada durante julio de 2010 en Tiempo Argentino

El Negro García López tocó con todos. Fue guitarrista de Charly García con Los Enfermeros, el grupo de acompañamiento más famosa de los ochenta. Y antes, integrante de La Torre y de la banda de David Lebón. En el medio zapó con Juanse, Pappo, se tuteó con próceres como Willy Quiroga (Vox Dei) y Edelmiro Molinari (Almendra y Color Humano). Y, desde hace un tiempo, se convirtió en referente rockero para toda una nueva generación del rock nacional: de Pity de Viejas Locas e Intoxicados a Los Tipitos, Los Guasones y Las Pastillas del Abuelo.
 
Invitado de lujo para todo aquel que necesite una buen solo de rock, el legendario guitarrista levantó el teléfono y convocó a varios de sus amigos (de antes y de hoy) para que participaran en su segundo disco solista, Esta vez invita El Negro, que presenta hoy en el ND/Ateneo. “No fue fácil reunir a todos”, reconoce. “Pero tampoco tan difícil. Lo único complicado fue poder combinar los horarios, pero por suerte se pudo hacer sin mayores problemas y todos los invitados se entregaron de una manera alucinante”, dice sobre la notoria convocatoria que logró y que incluyó a casi todos los nombrados.
 
“Muchos me comentaron que los tema pegan tan bien con las voces de los invitados que parece que hubieran sido compuestos especialmente para ellos. Pero no fue así”, aclara. “Primero se armaron las canciones y recién después, una vez terminado el disco, elegimos qué tema iba para cada uno”, especifica sobre la composición y producción que compartió con el bajista Jorge Rossi, ex bajista de Intoxicados. “Para mí fue importante conectarme con las nuevas generaciones. Y la verdad, que veo muy bien a los nuevos grupos. Con muchas ganas de progresar y seguir rockeando”.
 
Como era de esperar, en el disco abundan las guitarras. Y los solos. Esos con los que El Negro supo construir su fama y dejar boquiabierto a su público. “Para mí, el solo de guitarra es casi tan importante como la voz. Es una expresión personal muy fuerte. Por la forma en que tocás y la intensidad que le ponés. Cuando hago un solo siento que le hago el amor a la guitarra”.
 
 — ¿Y cual es el secreto de un buen solo?
 — Hacerlo bien (risas). Muchas cosas influyen. Obviamente el estudio que tengas y la técnica que hayas adquirido. Pero lo más importante es el ánimo. Estar enamorado…