Motivo.

¿No sienten que a veces existimos solo por existir?, o respiramos solo por respirar, caminamos sólo por caminar, despertamos sólo por despertar, simplemente vivimos por vivir. No es que quiera encontrar el motivo de por qué estamos aquí, ocupando un lugar en este infinito espacio, sino de que carecemos muchas veces de un motivo, todo lo hacemos por simple instinto, caemos involuntariamente en la monotonía de la vida en un día a día que indudablemente llega a un punto en el que nos harta, nos hastía, sin embargo continuamos ahí, más por obligación que por voluntad.

El pensar en todo esto me hace dudar de si en verdad tenemos algo por el cual vivir, digo, hagan memoria y de todo lo que deseaban ser cuando eran infantes llegaron a cumplir, el sueño que teníamos de adolescentes, el viaje que planeaste hacer a tus 20 sin compañía de tus papás, que al menos siga en pie como promesa simplemente, en mi caso, ni una. La vida carece de significado en el momento en que pierdes la ilusión de ser eterno. Probablemente nos cambie el tiempo, la sociedad, nos cambie la experiencia propia, nos cambie una circunstancia en un mal momento, en un mal día, en un mal segundo.

Es triste ver que en todo lo que creíste alguna vez es una total farsa, una mentira más, el ver que entre más conocimiento adquieres, va a ser proporcional a la mierda que descubres que hay en el mundo. Buscar lo que es verdadero no es buscar lo que es deseable, ¿en realidad no podemos hacer más de lo que nosotros mismos somos? ¿Somos metáfora o realidad? Esas son unas de tantas preguntas que me invaden a diario, no quiero ser pesimista, simplemente quiero encontrar el por qué de estar aquí.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.