Levantarse con el pie izquierdo puede ser el mejor comienzo


5 AM
Hoy he despertado con el pie izquierdo, sin ánimos de estar viva, buscando ropa de color negro (creo que el día de hoy ese color me favorece) o mental mente a si me vestí por que al mirarme al espejo vi tonos rosas y azules lo cual no me sorprende mi closet esta lleno de esos colores.

5:40 AM
Llegue a la universidad y frente al primer edificio estaban algunos de mis compañeros esperando el transporte para irnos a “La ruta del vino” no me emocionaba ir ya que los vinos no son de mi agrado y no iba con alguien que pudiese sentirme bien ( creo que no encajo en el ambiente de mis compañeros).

6 AM
Llegan los camiones y la hora de partir. Antes de subir y escoger lugar la chica con la que iba estaba cruda y quería sentarse en la parte trasera donde se encontraba el sanitario (cosa que yo odio y les podría decir 100 cosas por las que odio sentarme cerca de los sanitarios).
Iba decidida a tomar ese lugar, caminando por el pasillo del autobús mirando de izquierda a derecha a las personas que iban en el, cuando mi cabeza se detuvo por que un chico que yo creía mujeriego, presumido, antipático, sabelo todo y que en realidad nunca me había puesto atención a pesar de a ver sido vecinos por mas de 5 anos y ser amiga de su hermana menor, me pidió sentarme con el y no se que paso con mi cuerpo que no le hizo caso a mi cerebro que decía — NO TE SIENTES CON EL.
En un abrir y cerrar de ojos ya estaba a su lado platicando, viendo el camino, hasta puedo decir que dormí sobre su hombro por al menos 1 hora.

12 PM
Al pasar las horas este chico me caía cada vez mejor e iba olvidando los pensamientos que tenia sobre el, el único que no se borraba era el del “sabelo todo” pero en realidad no lo era si no que era alguien con muchas experiencias y me agradaba estar con alguien que supiera mas que yo (así las conversaciones no se vuelven aburridas).
Tenia tanto tiempo viéndolo en el salón de clases pero hasta ese día note:
1. Sus ojos eran de un café cálido.
2. Su cabello era tan negro como el de blanca nieves.
3. Su sonrisa podía hipnotizarme (espero que no se haya dado cuenta).
4. Tenia una riza irónicamente graciosa.

EN LA MADRUGADA 
De vuelta a casa, platicamos y platicamos y entre mas hablábamos mas eran mis ganas de que me besara (cosa que no hacia) pero como típica mujer yo no seria la que diera el primer paso. No les mentiré y les diré que ahí se acaba la historia por que la única verdad es que le robe un beso que ese llevo a otro y a otro y a muchos mas. 
Me llevo en su mustang gris hasta mi casa y al decir — Adiós buenas noches. Ambos nos dejamos llevar y nos despedimos con otro beso lo cual ya no parecía raro entre nosotros pero, yo sabia que después de ese día ya no abría otro a si que no podía desperdiciar ese beso. 
Camine a la puerta de mi casa y dije — Buenas noches de nuevo, el Lunes en la escuela hablamos. (Las palabras brotaron de mi boca tan rápido que era inútil retractarme, tal vez el no quería hablar con migo ya) cuando escuche su voz — El Lunes? podemos hablar por WhatsApp el fin de semana. (Lo dijo mientras se subía a su auto con la sonrisa mas bella que jamas haya visto).

  • No por que tu día empiece mal tiene que terminar igual.
  • Empezar con el pie Izquierdo puede ser el mejor comienzo.
  • No juzgues a un libro por su portada.