5 pioneras y China

Divas, intelectuales y viajeras que te estás perdiendo

1. Marcela de Juan: intelectual entre la nobleza

Marcela de Juan y el periodista Vicente Sánchez Ocaña. Archivo China España, 1800–1950.

Hija de un alto diplomático chino y de una belga de origen español, Marcela de Juan (o 黄玛赛 1905–1981) nació en La Habana, pero pasó su vida entre Madrid y Pekín, donde se codeó con el premio Nobel Saint John-Perse, intelectuales chinos como Hu Shi y Lin Yutang, el presidente de la República Yuan Shikai, el futuro Jorge IV de Inglaterra, la princesa china Dan e incluso asistió a la boda del último emperador, Puyi. Desde 1928 se afincó en Madrid, fue funcionaria en el Ministerio de Asuntos Exteriores, fundó la Asociación Profesional de Traductores e Intérpretes en 1955 y escribió múltiples traducciones, artículos y conferencias. Una vida, en resumen, dedicada a la mediación cultura y a servir como embajadora intelectual.

2. San Mao: pionera en España

Amor apasionado entre el Sahara y las Islas Canarias

Infinidad de lectoras chinas oyeron hablar por primera vez de España gracias a San Mao (1943–1991): escritora, periodista ¡y hasta traductora de Mafalda! Rompiendo todos los moldes de su época, San Mao se afincó primero en el Sahara Occidental y luego en Gran Canaria, hasta que la muerte en un accidente de buceo de su marido José cambió su vida. Su creciente popularidad la devolvió a Taiwán, donde siguió escribiendo hasta su controvertido suicidio a comienzo de los noventa. Que su famoso libro Diarios del Sahara no haya sido publicado en castellano hasta el 2016 dice mucho sobre el poco caso que en España hemos concedido a esta mujer excepcional.

3. Princesa der Ling: nobleza manchú

Esta princesa manchú tuvo una educación occidental y escribió en inglés sobre su vida con la última emperatriz china.

Esta noble de origen manchú (1885–1944) no solo fue educada a la europea, sino que estudió danza en París con Isadora Duncan, sirvió como dama de compañía a la emperatriz viuda Cixi, fue intérprete de francés e inglés, sobrevivió a la caída del imperio chino mientras escribía sobre sus experiencias en la corte y acabó instalada en Berkeley, enseñando chino en la Universidad de California bajo su nombre de casada (Mrs. Thaddeus C. White). ¿Puede haber más ingredientes para una vida novelesca o una película romántica?

4. Pearl S. Buck: hija de misioneros y premio Pulitzer

Pearl Buck con su familia (Getty Images / The LIFE Pictures Collection / Pix Inc.)

No puede haber lista sobre mujeres y China que no mencione a la premio Nobel de Literatura Pearl S. Buck (1982–1973): hija de padres misioneros que la llevaron a China siendo apenas un bebé, creció manejando con fluidez el chino y el inglés. Pasó cuarenta años escribiendo y enseñando en China hasta que tuvo que regresar a los Estados Unidos, donde siguió promoviendo una imagen amable de China y promoviendo el intercambio cultural y la adopción internacional. De sus muchos libros, La buena tierra se convirtió en un superventas y le ganó el premio Pulitzer y la Medalla Howells en 1935.

5. Alicia Relinque: la trabajadora incansable

Premio Especial en la Feria del Libro de Pekín

Sinóloga, profesora universitaria, directora del Instituto Confucio de Granada y traductora de textos tan jugosos como el El erudito de las carcajadas (Jin Ping Mei), 1.600 páginas de clásico anónimo chino cargado de pasajes tan abiertamente eróticos que mantienen al libro censurado en la propia China. El premio que acaba de recibir en la Feria del Libro de Pekín de 2017 es otro impulso más a ese acercamiento entre España y China que no solo tiene por qué tener cara de euro ni de yuan, sino que puede aproximar culturas.

Me cuesta cerrar este artículo sin mencionar a otras mujeres como la legendaria cortesana Sai Jinhua o la traductora María Lecea, pero si conoces a más mujeres que puedan figurar en una lista de viajeras y mediadoras culturales, ¡deja un comentario!