“Casa” es “cerdo bajo tejado”

Confesiones de una estudiante de chino

Syd Mead. Blade Runner Concept Art

Cafetería de la universidad, mis dos compañeros de primero de chino comentan:

— … Yo a la hora de memorizar los caracteres me invento historias para darles algún sentido. Por ejemplo, el carácter de “casa” es 楼, que por algún motivo tiene los caracteres de madera 木, mujer 女 y arroz 米. Así que yo me digo que en la casa de madera hay una mujer y que está cocinando arroz.
— No, tío, te estás confundiendo, 楼 es “edificio”. “Casa” es 家, que también quiere decir “familia”. Y se escribe poniendo un cerdo 猪 bajo un tejado 宀.

Ya lo sabía antes de meterme en esto de estudiar chino. Aprender cualquier idioma conlleva años de dificultades y penalidades asociadas: ese poner la boca en posiciones raras para pronunciar sonidos inexistentes en tu idioma natal, ese memorizar conjugaciones o declinaciones o listas de verbos, ese comunicarse como Tarzán para confusión de los hablantes nativos… Sin embargo los locos que nos hemos lanzado a aprender chino nos topamos además con LA GRAN MURALLA LINGÜÍSTICA: un sistema de escritura de cinco mil años de antigüedad basado en caracteres en vez de en un alfabeto*.

http://asiansmind.com/en/4-good-reasons-to-learn-chinese/

Claro, allá en sus orígenes estos caracteres trataban de representar cosas, pero con el tiempo han ido evolucionando hacia figuras cada vez más abstractas; aunque aún hoy, con un poco de imaginación, es posible atisbar el significado de algunos caracteres básicos:

ShaoLan, http://chineasy.org/about/about-shaolan.aspx

Sencillo, ¿verdad? ¡Si es casi como dibujar!

Pues no.

Más allá de un grupito de agradecidos caracteres simples que siguen siendo lo que parecen, el mandarín moderno está en su gran mayoría formado por caracteres compuestos (donde por lo general hay una parte que alude al significado de la palabra y otra a su pronunciación aproximada). De hecho, el chino de la China continental sufrió además un proceso de “simplificación” para facilitar su aprendizaje que hizo que los caracteres contemporáneos se estilizaran aún mucho más.

Wikipedia: Logogramas chinos para “nadar” y “empapar”. El elemento de la izquierda de ambos significa “agua”; los de la derecha, “prisionero” en un caso y “bosque” en el otro, señalan que se pronuncian igual que estas palabras, /qiú/ y /lín/ respectivamente.

Total, que hoy en día no se parece en nada a una “medicina”, pero lo cierto es que tiene sentido que el carácter esté compuesto por una “艹 hierba” que se pone en una “cuchara 勺” sobre un trozo de “seda 丝”. Y del mismo modo también tiene sentido que la palabra para “bueno 好” sea la reunión de una “mujer 女” con su “hijo 子”. O tampoco sorprende que al aludir al “cine 电影” se utilice una palabra que combina el carácter de “electricidad 电” con el de “sombras 影”. En resumen, fijándonos en algunas partes de los caracteres, los estudiantes avezados podemos intuir el campo semántico aproximado de bastantes palabras chinas y hasta algo de su pronunciación, pero no es ninguna ciencia exacta.

La pregunta que siempre me hacen: ¿Cómo escriben en un teclado los chinos? ¿Tienen un teclado gigante donde cada tecla es un carácter?

Pero a ver, me preguntan muchos, ¿por qué no eliminar los caracteres y pasarse a las letras (que es algo que, por cierto, muchos intelectuales chinos ya proponían a principios del siglo XX)? Bueno, es que la relación de la cultura china con sus caracteres es extremadamente compleja y daría para toneladas de tesis doctorales al respecto.

A modo de ejemplo suelo contar que el sentido del humor chino y buena parte de sus supersticiones se basan en juegos con los caracteres y con el parecido fonético de las palabras. Un ejemplo: la palabra “suerte 福” es muy importante en la cultura china y, a poco que uno observe, se la puede encontrar colgada en banderolas en la puerta de su restaurante chino de confianza; lo curioso es que a veces el carácter está colgado al revés. Eso de colgar la suerte invertida parece contraproducente ¿no?, y sin embargo en la cultura china tiene sentido porque 福 puesto al revés se parece al carácter 倒, que a su vez se pronuncia como 到, que a su vez significa “llegar”… De modo que con el carácter invertido “la suerte llega”.

Foto de mis vacaciones en China que me hace suspirar de nostalgia solo con verla.

Otro ejemplo: en los mercadillos chinos a veces uno puede ver vender pequeños caballitos de madera o plástico con un fajo de billetes de mentira pegado encima; resulta que es un adorno de buena suerte para atraer el dinero. Y todo porque en mandarín la palabra “enseguida” se escribe 马上, que, por circunstancias, reúne el carácter de “caballo 马” y el de “encima 上”… de modo que (¿ya lo estás adivinando?) poner dinero encima del caballo implica que más dinero llegará enseguida.

Confieso que rarezas como estas son las que me mantienen enganchada al aprendizaje de chino (bueno, eso y las posibles oportunidades laborales de uno de los mercados más grandes del blablablaba…). Y es que cuando estudias filología, la lingüística generativa pronto te enseña cómo nuestro cerebro está cableado para aprender cualquier lenguaje y cómo todas las lenguas en realidad tienen infinitas más similitudes que diferencias (que alguien me señale una lengua que no tenga sustantivos o verbos o adjetivos, sin ir más lejos). Sin embargo aprender chino es un reto cultural permanente, un poner en duda todo el rato conceptos culturales y asumir que una casa (y por ende una familia) puede formarse con solo poner un tejado encima de un cerdo. En fin ¿a dónde quiero llegar con todo esto? A que mola infinito no quedarse solo en el inglés y animarse a explorar otras lenguas raras. ¡Ánimo!

*Nota: sí, es cierto, hay sistemas de enseñanza de chino donde aprendes a hablar y pasas de los caracteres. Muy útil si necesitas charlar de negocios o sobrevivir de manera urgente en el país, pero no es para mí, que deseo leer y escribir emails en chino o hacer cosas como entender la carta de un restaurante.

Like what you read? Give Oh! Digital culture a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.