PEQUEÑO MILAGRO

Naufrago de adioses con prisa

de pláticas celulíticas e inútiles intentos

por desahuciar la tristeza.

Busco redención de la inconsciente espera

que inquieta aguarda entre mis soliloquios

al acecho de renovar sus añejas aventuras.

Mudo de hábitat desde el lejano nicho de siempre…

Me pienso una explicación

con pseudónimo de excusa

que me descifre la extraña desidia

de siempre extrañarte.

Me pienso una justificación para perfumar mi confianza

para ventear las dudas como se ventilan las ventanas.

¿Qué hacer cuando el amor propio me llora en el hombro?

Desde este cosmos herido y en quebranto

nacen las ganas de crear de nuevo

de levantarse y abrazar al Universo,

y reconciliarnos para arrebatarle un milagro…

aunque sea pequeño.

Fendy

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Sylvia León Koberg’s story.