Solo un lazo sanguíneo

Cuando el reloj marca las 15:33 hrs., él se encuentra en el cuarto que está junto a mi , durmiendo como si no lo hubiese echo en la madrugada (y vaya que no lo hizo), tranquilamente, como si no tuviera cosas por hacer. Si se lo preguntan, no, él no duerme por estar trabajando en dichas cosas; de ahí que siga en la misma situación desde hace varios años.

¿Qué puedo hacer? No queda más que contemplarlo porque aunque mucho quisiera, no puedo ayudarlo. Qué va, si apenas y convivimos lo suficiente para darme cuenta que es un ser humano estancado, y yo, de meter las manos ahí, créanme que me hundiría junto a él.

No puede ser mi ejemplo, no puede ser mi mejor amigo, mucho menos mi confidente. No quiero verme como él, dormido, sin hacer nada por despertar, por avanzar; es como tener las manos al fuego por mucho tiempo y no reaccionar. Definitivamente no.

El tiempo corre hermano y tú, dormido mientras todos los que te rodean están despiertos, haciendo algo. Luego estoy yo, en el cuarto junto al tuyo, escribiéndote.