Lo que startups y emprendedores podemos aprender del caso #panamapapers

El domingo nos sorprendió con la filtración más grande de documentos registrada en la historia. Los #panamapapers involucran a políticos, deportistas, importantes hombres de negocios a nivel internacional en casos de corrupción y evasión fiscal.

Las firmas de abogados que creían que sabían lo que hacían (así como Mossack Fonseca) sin embargo, ahora estarán pasando por un proceso de sondeo, de monitorear a sus empleados actuales, pasados y futuros, de asegurarse que sus sistemas de seguridad son lo suficientemente buenos como para que no les pase… o para que si les pasa, todos se quemen parejo.

Seamos honestos: a nadie le sorprende que estas personas desvien fondos, que tengan más dinero del que dicen que tienen o que lo usen para cochinadas. Cada quien conoce su sistema judicial así que tampoco sorprende si ninguno de estos casos tiene las consecuencias que uno esperaría y en unos meses todos vuelve a la “normalidad”.

Seguramente los que no tienen que ver con estos altos rangos, puestos con sueldos de lujo e impuestos que desviar simplemente creen que esto no les afecta, que no hay nada que aprender ahí. Se equivocan.

Desde la perspectiva de alguien que dirige un negocio o un equipo de trabajo sea grande o pequeño, lo que pasó con los #PanamaPapers es un amigable recordatorio de tres cosas que hay que tener en cuenta siempre y que facilmente olvidan:

Alejate de la corrupción

O al menos intenta todo lo que puedas. Parece muy obvio, pero cuando intentas dirigir un negocio y las cosas no están saliendo financieramente como te gustarían la tentación es grande. Más porque estas personas, acostumbradas a sus esquemas de corrupción, lo hacen ver tan sencillo, tan inofensivo casi hasta “justo”.

Y es que así era antes, cuando nadie se enteraba de nada, cuando podías esconder -o quemar- una caja con archivos y hacías todo desaparecer, pero hoy ya no es así. Hoy se pueden compartir 11.5 millones de documentos oficiales a través de internet. Hoy se puede coordinar una operación de investigación en más de 50 países en menos de 10 minutos.

Y una vez que la corrupción se descubre, tu y tu negocio pierden más de lo que alguna vez ganaron.

Una cultura laboral coherente

Me sorprende que esta sea una de las cosas que los CEO’s más olvidan en sus actividades del día a día, del resolver el caos y creer que es suficiente predicar con el ejemplo. No lo es. Y si el día de mañana la filtración de documentos de Mossack Fonseca se atribuye a unos cuantos, y si los cargos se aplican nada más una parte del equipo porque son los directamente involucrados ¿cómo aseguramos que no vuelva a pasar? ¿cómo aseguramos que esa no sea la cultura de la empresa en el futuro? Porque si el objetivo es “hacer todo lo posible por tener contento al cliente” las implicaciones son altas cuado el ejemplo que dan y “como siempre se han hecho las cosas” es llegar a involucrarse en actividades ilicitas con tal de tener a todos contentos. Al fin “nadie se tiene que enterar”.

Hacerle saber a tus empleados de manera clara cuáles son los objetivos de trabajo, los valores y cuáles son las sanciones para cualquier actividad que atente contra estos resulta tan importante como predicar con el ejemplo y monitorear el comportamiento de los líderes al interior de nuestro negocio, asegurar que están dando un buen ejemplo, que sepan lo que se puede y lo que no se puede hacer. ¿Se acuerdan de los muchachitos de Maskota el año pasado? Los rumores de maltrato ya eran muchos, ese video fue la gota que derramó el vaso.

Valora a tus empleados

Es la más importante. No estoy diciendo que si el empleado que filtró los más de 11 millones de documentos hubiera estado contento con su sueldo probablemente no hubiera denunciado estos delitos. En estos niveles tan asquerosos la denuncia es algo que no se hubiera podido evitar. Sin embargo, cuando un empleado no se siente valorado y tiene la oportunidad de arruinarte, lo hará. Porque puede. Puede ser con una campaña de desprestigio en redes sociales, con una reflexión en su blog (o medium), con un comentario “casual” frente algún blogger o reportero, con una conversación de Whatsapp, con un video que tomó con su celular y sacó de contexto.

Si el resto de tus empleados no se sienten valorados, simplemente se sumarán a la campaña de odio lejos de ayudarte a reducir el impacto del escándalo. Y aunque no tenga la razón, tu y tu negocio se ven lidiando con un escándalo que se pudo haber evitado de tener una mejor comunicación con los empleados. ¿Qué evitará ahora que otros empleados, en otras firmas de abogados, denuncien actividades similares a las de Mossack Fonseca?

Hoy en día, ya no estan sencillo esconder la ropa sucia.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Tanalasta’s story.