No me prometo nada

No me lo prometo por que no es justo, el hacerme ilusiones que no son, y probablemente ningún día lo serán. Constantemente justificar “ahora no” con “algún día”. Lo he hecho toda la vida. Ahora sé mejor. Quizá sí, quizá no. Duele pensarlo, duele decirlo y aún más escribirlo. Pero así es, puede que ahorita no y probablemente nunca suceda. Saberlo desde antes es, para mí, amortiguar la caída. No quiero decir que lo he asimilado, y a ratos pienso que ha pasado tanto tiempo que llevo queriéndolo, que ya ni siquiera lo quiero. Por eso, mejor ya no me prometo nada.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated TS 🔭🌌’s story.