Nada que agradecer a Paco León.

Hace unas semanas se estrenó La Casa de las Flores en Netflix. Un personaje de esta serie es una mujer trans que el actor Paco León decidió interpretar sin ser trans ni formar parte de esta comunidad que a día de hoy sigue estigmatizada.

La noticia de este papel antes del estreno de la serie levantó revuelo en redes sociales. La comunidad trans saltó al momento para explicar lo negativo que es que una persona cis (no trans) interprete a una persona trans. Paco León no rectificó en ningún momento y decidió seguir adelante con este papel excusándose con este Tweet;

Joder Paco, te falta mucho para aprender. Una mujer trans jamás ha sido un hombre y un hombre trans jamás ha sido una mujer. Y quién se está disfrazando de mujer eres tú. La mayoría de la audiencia se quedará con la idea de que ser una mujer trans es vestirse, maquillarse y comportarse como una mujer, cuando ser trans va más allá. La concepción en el mundo de la televisión sobre la comunidad LGTB sigue siendo una idea llena de prejuicios que solo estigmatiza y discrimina nuestra existencia. Gays muy masculinos o con mucha pluma, lesbianas muy masculinas o muy frágiles y la representación de personas bisexuales y trans es casi nula.

La mayoría de papeles sobre mujeres trans gira en torno la prostitución, su transición y la exclusión social que sufren. Sin embargo ninguno de estos personajes suelen ser interpretados por una mujer trans y tampoco los guiones están escritos por alguien trans. ¿No sería más lógico que alguien trans interpretará su existencia o la redactará? “Es que en el mundo del cine te puede tocar cualquier papel”, “¿Entonces solo las personas gays pueden interpretar a gays?” Quiero recordar que la orientación de los personajes en el mundo del cine es algo que no se ve hasta que sucede. En la mayoría de casos si no son personajes muy estigmatizados no caemos en la cuenta, pero ser trans es algo visible, muy visible. Ser trans es estar expuesta en todos los espacios en los que se socializa y la sociedad siempre intentará clasificar en una de las dos opciones, hombre o mujer y la mayoría de veces nunca será correcta la idea del resto de personas.

Interpretar a alguien trans siendo cis va más allá que intentar expresar los sentimientos y existencia desde el papel a una pantalla. No se puede obviar la realidad social, laboral y médica del colectivo trans. No se puede caer en la normatividad de hormonaciones y operaciones, las personas trans somos más que eso y todas somos válidas. Por desgracia esto no se ha planteado en La Casa de las Flores.

No tenemos referentes trans en el cine, en las series, en la cultura, en la música, en la historia o en cualquier otro espacio. Que personas cis sigan aceptando estos papeles es colaborar con que la tasa de desempleo dentro del colectivo trans sea de un 80%. Son muy pocos los casos en los que una actriz trans interpreta a una mujer trans. Sense8 o Vis a Vis son dos ejemplos de que las cosas se pueden hacer bien.

Abril Zamora en Vis a Vis y Jamie Claiton en Sense8.

A día de hoy los medios y muchas personas agradecen a Paco León su interpretación en La Casa de las Flores. Así que Paco, gracias. Gracias por dejarnos sin otro posible referente en el mundo de las series. Gracias por ningunearnos. Gracias por burlarte de nosotras. Gracias por colaborar con la tasa de desempleo del colectivo. Gracias por no escucharnos. Gracias por tener ideas erróneas de la existencia del colectivo. Gracias por fomentar que “somos hombres disfrazados de mujeres”. Gracias.