Adíos, Madrid

Me he encantado mi vida en España este semestre. Siento muy triste que tengo que regresar a los Estados Unidos en dos semanas. Para recordar todo lo que he hecho los últimos meses tengo unas anécdotas sobre los meses pasados.

El fin de semana pasado, fui a Dublin con Erin. Un día, fuimos a Clare, Ireland para ver los Cliffs de Moher. Creo que había llovido más temprano en el día porque el sendero hacia los acantilados era muy resbaladizo y fangoso. Cuando estábamos caminando a los acantilados, me resbalé y me caí por el lado de los acantilados. Por suerte, estoy bien aunque mis pantalones se pusieron fangosos. Ahora es sólo una cuenta graciosa para contar.

También cuando estábamos en Dublin, fuimos a la cervecería de Guinness. Tratamos de caminar de hotel hasta la cervecería, pero nos perdimos. No teníamos servicio en nuestras móviles y por eso no sabíamos como ir allí. Tuvimos que coger un taxi para llegar a Guinness de tiempo, y el conducido nos dijo que estábamos tres millas de distancia de la cervecería. Afortunadamente llegamos a la cervecería.

Hace unas semanas, tuve la oportunidad a visitar una amiga que conocí en la escuela secundaria. Ella está estudiando en Praga por el semestre y nos divertimos mucho explorando la ciudad. No la había visto en unos años y por eso me gustó mucho verla. Probé “trdleník” por la primera vez y a mí me pareció similar a churros aquí en España. Por supuesto, me lo gustó mucho.

Cuando me visitaron mi madre y padrastro, fuimos a Gran Canaria. Tuvimos la oportunidad a montar en camello. Mis padres nunca habían montado por camello y por eso se los divirtieron mucho.

Like what you read? Give Tatum a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.