Carta abierta a ese empresario que no encuentra talento
Ignacio Segura
21134

Mi más sincero aplauso.

Vamos, lo que viene a ser que “emigraste al extrangero empresarial” pero sin cambiar tu ciudad de vida. En este mundo de globalización, es lo que toca.

Por otro lado, creo que el problema es también de la servidumbre al cliente. Cuando a mi me han querido contratar un proyecto por debajo del precio de coste (es decir, lo que cuesta “el talento” al mercado), le he dicho al comprador de mis servicios cual era el verdadero precio de lo que pide.

Muchos no se atreven a cuestionar la frase “el cliente siempre tiene razón, hay que darle lo que pide y al precio que lo pide”.

Like what you read? Give Javier Morales a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.