Ricardo Mollo, la aplanadora del rock

Mollo durante el homenaje a Gustavo Cerati en la TV Pública. (Fuente: Flickr.com)

En Pergamino, su ciudad natal, y con apenas trece años, un amigo le hizo escuchar algo nuevo que venía de los Estados Unidos. Esa novedad era “Voodoo Child” y el zurdo que tocaba la guitarra en esa canción era Jimi Hendrix. En ese momento, Mollo se dio cuenta de lo que quería hacer en su vida, tocar un rock como el de Hendrix.

Ese chico que dejó el colegio a los 16 años y componía sus canciones mientras trabajaba en la fábrica de zapatos de su padre es Ricardo Mollo. Cuarenta años después, el ex integrante de Sumo y líder de Divididos es considerado uno de los mejores guitarristas argentinos de la historia.

Su hermano mayor, Omar Mollo, fue quien le enseñó los primeros acordes en la guitarra. En 1976, el más grande de los Mollo formó Mente, Alma y Materia o simplemente MAM y Ricardo era el guitarrista del cuarteto que tocaba rock pesado. La banda nunca alcanzó popularidad y se disolvió en 1980.

A través de su amigo Diego Arnedo, Ricardo Mollo ingresó a Sumo en 1984, una de las bandas under más convocantes de aquel momento y que con el paso de los años se transformaría en una de las más importantes en la historia del rock argentino.

Sumo. Arriba: Prodan, Daffunchio y Troglio. Abajo: Pettinato, Arnedo y Mollo. (Fuente: Wikimedia.org)

El líder de Sumo era Luca Prodan. Un italiano que escapando de la heroína llegó a la Argentina y se distinguió por cantar en inglés a pesar del conflicto latente por las Islas Malvinas.

Prodan falleció en 1987 de un paro cardíaco a causa de la cirrosis que padecía. Su cuerpo fue hallado en su casa de San Telmo y Mollo recuerda ese último encuentro con su compañero y amigo: “Apoyé mis dos manos sobre su pecho intentando que se caliente, estaba frío como un mármol. Yo me despedí ahí, viéndolo, no te pueden contar que se fue y no verlo”.

Luego de la muerte de Prodan, Sumo se disolvió. Mollo junto con Arnedo y Gustavo Collado formaron un trio al que bautizaron Divididos, en alusión a la separación de Sumo. Divididos o “La aplanadora del rock” como se conoce a la banda por su potencia a la hora de subir a los escenarios, sigue recorriendo el país y brindando recitales en los que se destaca el trato fraternal de los miembros de la banda para con su público. Ya sea por saludar a una chica que cumple años o por tocar la guitarra con una zapatilla que les tiran desde el campo.

Divididos hizo vibrar el Luna Park en septiembre de este año. (Fuente: Divididos.com.ar)

Los años transcurrieron y algunos hábitos fueron cambiando. Hoy Mollo es vegetariano y práctica yoga. “Me di cuenta que la droga era una frazada para tapar otras cuestiones” y “Las caminatas por Argentina me ayudaron a encontrarme” son una muestra de como Mollo redireccionó su vida. “Antes los rockeros nos encontrábamos en un bar a las seis de la mañana, ahora nos encontramos a la tarde corriendo por los bosques de Palermo” confiesa el líder de Divididos

Su nueva vida acompañado de sus hijas, Martina y Azul, y su hijo, Merlín Atahualpa Mollo, fruto de su relación con la actriz y cantante uruguaya Natalia Oreiro, no lo alejaron de su amor por la música y los amigos del barrio, pero sí de los excesos que durante mucho tiempo gobernaron su vida.

Mollo jugando con el público durante un show. (Fuente: Divididos.com.ar)
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.