Casemiro, el caballero oscuro

Getty Images

No sé si sus botas están diseñadas por Lucius Fox o su cuerpo está alimentado de alguna sustancia especial creada en el I+D de las Empresas Wayne. Ni siquiera creo que su coche sea un Batmovil, se lleve a la guapa de la película o sea el que más ‘me gusta’ logre en Instagram. No marca goles y es probable que tampoco regale muchos. Ni siquiera es titular indiscutible. Pero es el jugador que todos necesitan y pocos tienen. El guardián silencioso del Real Madrid.

Un brasileño sin ‘jogo bonito’ es como ser cristiano y no saberse el padrenuestro. Pero hay de todo en la viña del Señor… y muy bueno. Si Makélélé elevó a categoría de séptimo arte la capacidad de desesperar mediocentros rivales, robando balones y desplegando su potencial físico sobre una hectárea; Casemiro hace lo mismo… y da de comer a los de arriba.

Cuidando del equipo desde su posición meridional. Mira hacia atrás y hacia delante constantemente para mantener la estructura de ambos frentes. Brújula, pegamento, el que lava la ropa, el que baja a comprar el pan… Si Ramos y Varane le necesitan, allá que va él para solucionar sus problemas. ¿Que Marcelo o Danilo requieren de un apoyo? Esperad un segundo, que ahora llega. ¿Desatascar el juego? Tranquilo Kroos, que también sabe ponerla en largo a Isco en el pie. Y roba. Roba mucho. Ver un balón en botas de un contrario despierta su instinto asesino. La envidia de todo carterista de la Gran Vía. No tuvo vergüenza para dejar a Ibra&CO en evidencia delante de toda su ciudad de la luz.

Su papel en el juego del Real Madrid empieza a ser como el de Matthew McConaughey en Interstellar: sólo él puede salvar a los blancos. Desencripta el código y se lo desvela a sus compañeros mientras Benítez se dedica a encontrar el algoritmo perfecto en la ecuación para que cuadre tanto lo de defender como lo de atacar. Gotham sigue pensando que el héroe es el Harvey Dent portugués, pero ya tendrá tiempo de darse cuenta de que hay más héroes en Valdebebas. Mientras tanto, ahí estará Casemiro para seguir sembrando la oscuridad en la luz de sus rivales. Para ser el Caballero Oscuro.