Confieso que te he amado

Confieso que te he amado

como sólo puede amarse

a la luz de las estrellas.

Sin saber de dónde viene,

sin saber cuándo se va.

Confieso que te he amado

como se ama a las semillas

que se vierten en la tierra;

aunque muchas de ellas mueran,

aunque algunas se me pierdan.

Sí, a ti y sólo a ti he amado,

como quiero hoy a la lluvia;

aunque a veces me moleste

aunque a veces también mate,

sé que es vida por sí misma

Aunque de otro modo me ames,

aunque a veces no te entienda,

aunque ya por ti he llorado

te repito que te quiero y…

confieso que te he amado.