Decoración de baños con inodoros suspendidos

Una de las tendencias más modernas que hay actualmente en cuanto a decoración de baños es cambiar los clásicos inodoros por inodoros suspendidos. Esta clase de opciones resultan mucho más vistosas para cualquier baño, sea grande o de reducidas dimensiones. La razón es porque cuentan con la cisterna oculta, haciendo que las líneas sean mucho más limpias que las que podemos tener con los inodoros convencionales.

No hay que poner en duda que los inodoros que todos conocemos tienen aún una gran presencia en muchos cuartos de baño, pero la tendencia de los inodoros suspendidos ha revolucionado la decoración desde que comenzaron a hacerse más populares y hoy en día se han convertido en un must.

Gracias al mundo del diseño y la decoración hemos aprendido que no importa cuál es el estilo decorativo del cuarto de baño para cambiar los sanitarios. En el caso de los inodoros suspendidos hay que destacar la gran versatilidad que tienen.

Esto permite que sean instalados no solo en cualquier lugar sino que existe la posibilidad de elegir entre muchos modelos diferentes para que pueda adaptarse sin problema a la decoración del baño en cuestión.

Un inodoro de estas características lo convertirá en el punto central del baño, compartiendo protagonismo con una bañera o un plato de ducha, haciendo que el baño sea completamente diferente y mucho más vistoso. ¿Te imaginas tener un baño como el que pues ver en las revistas? Ahora, sin demasiado esfuerzo puedes conseguirlo, en parte gracias a esta pieza tan importante y tan de moda,

Inodoros suspendidos, pura robustez

Una de las dudas más comunes entre aquellas personas que se interesan por esta opción para su baño es si realmente son tan resistentes como lo son los inodoros convencionales. Algunas personas piensan que por el hecho de estar suspendidos no tendrán mucha robustez, pero hay que decir que son tan resistentes como los inodoros convencionales.

Los inodoros suspendidos están anclados a la pared mediante un sistema específico, lo que les otorga una gran resistencia, pudiendo aguantar sin problema bastante más de 100 kilos, dejando patente que no es algo que se “afloje” fácilmente.

Para su instalación se usan anclajes específicos para que se queden fijos en la pared y no exista ninguna clase de riesgo a la hora de utilizarlo. No hay ningún problema ni se desafían las leyes de la gravedad con esta instalación, la resistencia está asegurada, tanto para el propio inodoro como para la pared que lo va a sujetar.

Otra duda que puede aparecer en esta clase de instalaciones es saber qué pasa si por alguna casualidad la cisterna sufre algun problema como por ejemplo que el tirador quede enganchado y no pare de salir agua. No hay problema, dado que en la instalación de la cisterna se coloca un acceso específico que permite la manipulación de la misma con total facilidad por parte de un experto.

Otro punto destacable es que al estar tras la pared, la cisterna no hará los tradicionales ruidos de carga y descarga del agua, dado que el ruido queda bien amortiguado por las paredes en las que se encontrará.

Ventajas de los inodoros suspendidos

Una de las principales ventajas decorativas con las que cuentan esta clase de inodoros es que proporcionan una gran ligereza visual. Esto es debido a que no toca el suelo y también a que la cisterna queda completamente oculta tras la pared.

Esto hace que el resto del baño se vea más espacioso dado que el inodoro no ocupa el espacio que ocupan los de toda la vida ni la cisterna, ampliando así la sensación visual que se tiene, lo que resultará esencial para un cuarto de baño de dimensiones reducidas.

Permiten una mejor composición de los diferentes elementos que forman parte de los baños. Al no tener cisterna ni pie, proporciona al baño unas dimensiones más alargadas así como una geometría más limpia y aporta, sin lugar a dudas, un toque de modernidad.

El baño debe ser una de las estancias de la casa donde la limpieza esté más presente y gracias a estos inodoros, habrá una mayor facilidad para limpiar a fondo el baño. Se puede pasar la fregona con total comodidad por la parte inferior del sanitario dado que es completamente accesible, esto permite un mantenimiento mucho más sencillo, rápido y efectivo si se compara con los inodoros convencionales.

Imagen vista en >> Habitissimo

Hoy en día, prácticamente todas las principales firmas fabricantes de sanitarios cuentan con un amplio catálogo de propuestas en cuanto a inodoros suspendidos se refiere y siempre podremos encontrar aquel que se adapte mejor a lo que tenemos en mente o mejor aún, al espacio disponible en nuestro cuarto de baño, ayudándonos a optimizarlo al máximo, siendo algo esencial de cara a los baños más pequeños.

Los diseños más actuales nos ofrecen muchas posibilidades, las suficientes como para no tener problema en encontrar aquel que se amolde a lo que necesitamos. Además hay que destacar que tanto el inodoro como el bidé comparten líneas de diseño idénticas, por lo que solo tendremos que preocuparnos de elegir si queremos ángulos rectos, curvas, formas y colores, pudiendo combinarlos con el resto del mobiliario del cuarto de baño.

Por otro lado hay que destacar los precios. No se trata de un producto realmente innovador dado que lleva bastante con nosotros en el mercado, aunque sí hay que decir que es una de las principales tendencias.

Sus precios son de lo más variado y destacamos que en el mercado podemos encontrar tanto los modelos más asequibles como aquellos que están considerados como de alta gama, con lo que aportar exclusividad, lujo y comodidad al cuarto de baño.

Por otro lado, y para finalizar, hay que destacar que no solo se consigue un aspecto más amplio del cuarto de baño sino que con su instalación se consigue ahorrar bastante agua en comparación con los inodoros convencionales.

Ahora que ya conoces cuáles son sus principales ventajas… ¿cuál es tu excusa para no elegir un inodoro en suspensión?

Contenido original publicado en: https://goo.gl/Y9cLMs