Banquillo

Hace semanas que debo una explicación sobre mi repentino silencio. ¿Qué ha pasado con The Neon Project? ¿Sigue activo el grupo Chatbots en Español?

El día antes de mi charla en el City.Ai de Madrid nos dieron una noticia inesperada y terrible. El resfriado mal curado de mi padre era un tumor en el pulmón de más de 8 centímetros que le cerraba la garganta.

En los días siguientes las pruebas encontraron más problemas: varios nódulos en el cerebro, el hígado, los riñones complicaban aún más la cosa. Los médicos lo llamaron metástasis. En palabras de mi madre mi padre estaba pringado de cáncer.

Uno nunca está preparado para este tipo de noticias pero el momento fue particularmente duro para mí: Un par de semanas antes había firmado un contrato con una agencia que trabaja con Samsung para ser parte de su equipo Bixby en París.

Los últimos meses de 2017 fueron financieramente terribles. Los chatbots despiertan mucho interés y yo hago mucho ruido en el grupo de Chatbots en Español y en las conferencias y colaboraciones de formación pero la realidad es que mi volumen de facturación del último trimestre dejó bastante que desear. Mi sueño es que The Neon Project pueda dar de comer a al menos cinco familias y no termino de llenar la nevera de una. Llevaba semanas hablando con empresas y evaluando trabajar por cuenta ajena, y aunque mi primera respuesta a la oferta para trabajar con Samsung fue una negativa sabía que era el proyecto que más sentido tenía para mi carrera.

A principios de Diciembre había firmado un contrato que empezaba el 15 de enero (tenía un bot que acabar y una charla pre-programada) pero ya había empezado a entrevistar a posibles compañeros de equipo.

Perdí sueño pensando en cómo iba a gestionar la situación. No me gusta cancelar mis contratos. No me gusta nada de nada decepcionar a la gente que cree en mí. No me gustaba nada de nada tener que tener esa conversación pero después de 9 años viviendo fuera había vuelto a España para no sentirme lejos de los problemas de casa y la mudanza a París ya no era viable. La noticia de la enfermedad de mi padre supuso un cambio de prioridades en mi vida y tuve la suerte de contar con el apoyo y la comprensión del equipo de la agencia y de Samsung.

Decir no al proyecto Bixby solucionaba el problema de la distancia, pero necesitaba un proyecto que poder hacer en remoto. Desde hacía meses antiguos colegas de eHealth África me habían propuesto trabajar con ellos en un proyecto para Médicos Sin Fronteras y siempre había dicho que no por varios motivos. Por una parte había querido mantener mi foco en interfaces conversacionales y por la otra había querido evitar viajar a África después de mi salida de Guinea.

Casualidad, destino, en medio de mi búsqueda de sentido vuelve a plantearse la posibilidad de unirme al proyecto y digo que sí. Necesito un reto que no dependa al 100% de mi. Necesito un cambio de foco, una vuelta a procesos con menos incertidumbre. Pagan bien y voy a aprender un montón. En unos días estoy en Bruselas reuniéndome con el equipo.

Ese cambio de planes me permite viajar a Valencia y ver a mi padre una última vez. Bebemos vermuts en el paseo marítimo. Nos hacemos una última foto. Somos dos personas rotas de dolor que fingen que no pasa nada y que todo va a salir bien. Cuando llego a casa lloro y no puedo comer: el tumor que le cierra la garganta a mi padre me cierra a mí el estómago. Aunque no lo parezca.

Pocos días después, con la maleta hecha para volar a Bruselas para dos días más de reuniones antes de viajar de vuelta a Valencia para más vermuts y más momentos de despedida mi madre me llama para decirme que mi padre ha muerto. La vida es lo que pasa mientras hacemos planes. Si lo decía un Beatle tiene que ser verdad.

A veces la vida va tan rápido que no deja tiempo para el dolor. Hace poco más de un mes que murió mi padre y ya me ha dado tiempo a volver a África. Estas dos semanas he tenido poco tiempo para pensar en mi padre y en mi vida. El proyecto con MSF es super interesante y un soplo de aire fresco para mí.

Igual que la primera vez el calor y la prisa me han hecho bien pero la vuelta me ha dejado del revés. Llevo tres días peleándome con mi lista de tareas pendientes y hoy he dicho BASTA.

Llevo semanas de retraso en un chatbot para un cliente. Hace tiempo que no entro en el grupo de Chatbots en Español. El blog de The Neon Project necesita una actualización. Tengo el rebranding a medias. Tengo que confirmar eventos de aquí a final de año.

Pero todo esto va a tener que esperar a que avance este nuevo proyecto y yo pase el duelo de la muerte de mi padre. Mis chatbots y yo os observamos desde el banquillo mientras reorganizamos nuestras prioridades y nos preparamos para el siguiente partido.

Gracias por esperarnos ❤.

Like what you read? Give Cristina Santamarina a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.