12…14 meses fuera de la zona de confort, ¿o no?

Como un reloj, y con muchas ganas, todo sea dicho, el pasado mes de Junio del 2015 me apeteció gritar al mundo que llevaba 6 meses fuera de mi zona de confort. Pues bien, aquí estoy de nuevo un año después. Ha llegado el momento de mirar atrás y descubrir qué tal se me ha dado esta nueva etapa.

En este viaje he descubierto que no se abandona la zona de confort para no volver. Esto no funciona así. No coges un cohete emocional y vuelas lejos del sitio donde más tiempo has pasado, para no volver . Simplemente, y dependiendo del permiso que te hayas dado para investigar fuera de tus miedos y comodidades, encuentras nuevas herramientas, consigues observar desde otro punto de vistas tu propio ser y con lo que vas descubriendo, vuelves para hacer obras en tu casa emocional y conquistar poco a poco tu territorio. Evolucionas y te descubres a ti mismo.

En todo este viaje estoy inmerso. En este mismo instante tengo mi calendario de 2015 con las anotaciones que iba haciendo en él a lo largo de la aventura. Viéndolo ahora delante de mí, me sorprendo. Una de mis sombras es que cuando hago algo, y lo consigo, paso de largo, no lo celebro, no me agradezco lo más mínimo a mi mismo, empequeñezco el hecho y sigo a otra cosa. Una mala costumbre, es verdad, pero todos tenemos ciertas formas de hacer las cosas que están ahí porque nos han servido de ayuda en algún momento.

Final del primer trimeste. Marzo, mes de regalos.

Quisiera, con tu permiso, aprovechar estas líneas para agradecerme varias cosas. Cuando estás en crisis, con dilemas de qué hacer, quién eres, qué quieres, y luchas por seguir intentándolo de manera diferente todo parece ser más difícil. Son los miedos los que nos ciegan la mayor parte del tiempo. Es nuestra falta de autoestima la que nos dice: “para que salir de tu zona de confort. Aquí estás bien. Eso de fuera es de ‘hierbas’”. Instinto puro de supervivencia frente a un mal que ni siquiera sabes si existe. Nuestra prepotencia e ignorancia nos inmovilizan y el mundo espera impaciente que estemos ahí tal y como somos. Me agradezco haber dejado de escuchar esa voz prepotente y haber conseguido cosas como formar parte del equipo ganador del III Startup Weekend, ser integrante de un grupo grandioso de personas en el Máster en desarrollo personal, liderazgo y coaching, saber qué haría si no tuviera miedo, haber enviado un mail a un desconocido y trabajar juntos fuera de los métodos tradicionales descubriendo mil fantasma en mi habitación interior, casarme y vivirlo de forma maravillosa, decidirme a ser desarrollador freelance y conseguir trabajar desde casa, dar una charla en el Open Expo Day 2015, empezar un videojuego y dejarlo a medias, y sobretodo quiero agradecerme darme la oportunidad de conocerme. Porque todo sea dicho, soy para mí mi mayor desconocido y este año ha sido un año lleno de valentía y ganas de descubrir que hay tras el telón. El mundo está ahí pidiendo que cojas lo que necesitas, es cosa tuya decidir qué hacer al respecto.

Una única bombilla da luz a. No esperes que brillen todas.

Permítete experimentar, perder, fallar, ganar, crecer. Durante mucho tiempo esperaba encender todas las bombillas para poder disfrutar de las vistas, cuando la verdadera magia es poder hacerlo de cada pequeña bombilla que consigues prender.

El autoconocimiento es como remar en una barca en mar abierto, tu cuerpo avanza hacia delante para volver con fuerza hacia atrás. Si te quedas en el movimiento puedes llegar a frustrarte pues la mente lógica te dirá: “Si te mueves hacia delante y luego hacia atrás, ¿Cómo esperas avanzar?” Y en ese pensamiento la costa estará más cerca. Las ganas de desembarcar se harán fuertes y perder la oportunidad de avanzar será más sencillo que hacerlo. Sin embargo, la barca se moverá con cada brazada si dejas a tu mente atrás. En ese pequeño movimiento es donde está la magia del viaje. Y cuando dejes de pensar y actúes es cuando empezarás a navegar.

Te doy las gracias por gastar tu tiempo en mis palabras y gracias por ser quien eres pues con eso es más que suficiente.

Nos vemos en el siguiente puerto.

P.D Si me dijeran que describiera este 2015 en una frase podría ser:

Tanto si crees que puedes como si no, tienes razón”. Henry Ford

Ahora es cosa tuya descubrir con que parte quieres quedarte ;)

La vida pirata es la vida mejor
Show your support

Clapping shows how much you appreciated Pablors’s story.