Como salir ganador de un Startup Weekend (sin que voten por tu idea)

III Startup Weekend Tenerife

El pasado viernes me dio por coger un avión rumbo al III Startup Weekend de Tenerife. He de confesar que hasta hace unos meses era reticente a participar en este tipo de eventos. La autoexigencia y las dudas por como sería acogida mi idea proyectaban desconfianza. La sensación de que era imposible sacar adelante algo digno en dos días me bloqueaban. Excusas. Dejé mi ego de lado, el pobre se está dando cuenta que ya no me sirve, y me decidí a disfrutar y darme la oportunidad de vivir esta experiencia. Nunca una decisión fue tan acertada.

Un Startup Weekend es básicamente un evento donde se juntan ideas, ilusión, ganas, mucha energía y compromiso durante 54 horas. Se baten bien fuerte y como resultado se obtiene un cocktail emprendedor donde los mentores contribuyen a que su sabor sea único.

Viernes

Tras una explicación sobre el evento llega la hora de salir a escena y presentar alguna idea, o de escuchar impaciente cada pitch con el objetivo de votar a las que te gustaría añadirte como valor. Eso sí, antes para que la gente se motive, se hace alguna dinámica de grupo. En nuestro caso un juego de piedra, papel, tijera. Empezabas retando a tu compañero de al lado. El ganador retaba al ganador de la pareja cercana y así hasta llegar a una final donde los dos mejores jugaban con el apoyo de las personas a las que habían vencido. Gritos, nervios. Estábamos despiertos. Objetivo conseguido.

Tras tanto jaleo llega el momento del pitch. En mi caso presenté mi idea con muchas ganas, donaciones sociales para personas con problemas de salud, con el sueño de que el público la acogiera como una de las 8 mejores. Sin embargo, no fue así. Lo cuál fue genial. No hay problemas sino oportunidades. Y esa oportunidad fue perfecta para escuchar feedback real y sincero. Oro puro. Y más genial aún porque todos los planes que llevaba en la cabeza de cómo serían esas 54 horas se habían quedado en nada. Era libre para experimentar. Fantástico.

Todos atentos a los pitchs

Algún posit con buenas intenciones cayó en mi cartel pero no era suficiente y mi idea paso a formar parte de los folios no elegidos. Empezaba la ronda de formar equipo para los 8 proyectos finalistas. Era hora de buscar un proyecto donde poder aportar. He de decir que con los nervios del pitch no recordaba todas las ideas de los compañeros. Sin embargo, una estaba bien presente. Where is my bag. Y fue ahí donde sabía que quería pasar el fin de semana.

Es tremendamente divertido este momento. La gente corretea por la sala. Incluso se llegan a ver carteles con mensajes como: ‘Se busca diseñador’. La energía es brutal. Los elegidos entrevistan de manera express a los voluntarios. Y el equipo poco a poco va naciendo de toda esa alegría.

Acaba el tiempo. El equipo está formado y con él la idea pasa a ser parte de todos y no sólo del ponente. Es la magia del Startup Weekend. Empieza el aprendizaje.

En mi caso fue todo muy cómodo. El equipo era multidisciplinar y contábamos con gente de diferentes rangos de edad. Lo cual enriqueció enormemente la idea. Y el feeling fue muy bueno desde el primer momento. Incluso algunos integrantes habían votado por mi idea. Lo cual creo que puede darte pistas sobre afinidades a la hora de elegir equipo. Si alguien ha votado por tu idea, y no sale, es buena idea formar equipo con ellos.

El viernes acaba con una cena en la que básicamente empieza a construirse el producto. Cada uno pone sobre la mesa sus ideas, cualidades y dudas. El ponente, @ajalvarezr, nos explica de que va esto de las radio balizas y cómo podemos usarlas. Con la cabeza llena de ideas nos marchamos a descansar. Nos queda por delante un sábado potente.

Sábado

Todo empieza con el desayuno. La misma dinámica que en la cena anterior. Preguntas, ideas, entusiasmo. Ya con el estómago cargado llega la primera charla. Lean Canvas de la mano de @guillemarqueta. De esto, y mucho más, va el Startup Weekend. Aprender las herramientas que se utilizan en este emocionante mundo de las startups es algo que te vas a llevar sí o sí de este evento.

Introducción al Lean Canvas

Con el conocimiento fresco nos desplazan a la sala de trabajo donde encontramos nuestro espacio y lo mejor de todo, ¡un Lean Canvas para llenar de posits! Es aquí donde se va expresando posit a posit cada concepto. Y también donde se van rompiendo. Un bucle de definición de la idea fantástico.

En este punto pasan varias cosas. La primera es que la idea inicial puede convertirse en otra idea, la cual puede pasar a ser otra diferente. Lo que se conoce como pivotar la idea. En nuestro caso pasamos de ser ‘where is my bag’ a identificar que podríamos ser ‘where is my loquesea’, de ahí nace WIM (where is my). Y no sólo eso. De darnos cuenta de que podríamos ser ‘where is my loquesea’ salen tal cantidad de posits sobre mercado, problemas, etc. Que volvemos a ser ‘where is my bag’ pero con nuestro nombre definitivo wim y sector al que queremos enfocarnos, los viajeros, las maletas. Fundamental el canvas para darnos cuenta de lo que bauticé como el efecto ‘globo aeroestático’.

Cualquier opinión, idea nueva, dato es como la llama que hace que el globo suba. Si no se tiene cuidado corremos el peligro de llegar muy alto sin ni siquiera haber reparado en comprobar que la cesta está bien construida o qué rumbo vamos a tomar. Nadie usa el globo para subir lo más alto posible sino que lo usan para avanzar hacia su destino sabiendo alimentar esa llama de la manera correcta.

Con el canvas bien cubierto llega el primer mentor interesado, @tim_delhaes. Su objetivo darle un meneo a nuestra burbuja mental. Aprendemos el primer concepto, nada es apetecible si no cuentas una historia creíble, con la que el espectador se identifiquen fácilmente.

Seguimos adelante. Nos organizamos de manera automática. En un momento todos tenemos tarea y estamos trabajando. Siempre todos con la ayuda de todos, escuchando, afinando cada tarea que hacemos, el equipo está rodando. La idea ha pasado a ser de todos y la ejecución, también.

Van floreciendo estudios de mercado, competidores, aplicación de Android, casos de uso, plan de negocio, llamadas a posibles interesados. ¡El logo terminado! ¡El logo! Estamos en sintonía y se nota. Pero no sólo nosotros. Todos los integrantes están produciendo y afinando. Estamos en movimiento.

En todo este sinfín de emociones llega la segunda remesa de mentores. Y aquí la primera sorpresa, nuestro primer comprador. @TwittBoy. Nos aconsejan, nos paran los pies, nos dan pistas, nos tiran abajo ideas. En definitiva nos hacen ver que para que el globo llegue a su destino debemos afinar ruta, equipamiento y no darle tanta llama. Simple siempre es mejor.

Antonio hinchando el globo ;)

Con todo esto llega el momento de la charla de @ClaraAvilaC. Marketing y qué hacer y no hacer. Must have.

Termina la charla y sin darme ni cuenta ya era el final del día. Cenita, puesta en común de detalles, más ideas y también aprovechamos para darnos ánimos. Todo va avanzando a buen ritmo.

Domingo

Tras darle unos retoques a la web la noche anterior, no pude evitarlo, empieza el día. Como siempre, desayunito, en esta ocasión con nervios pero con la seguridad de que todo esta saliendo. Falta mucho, la aplicación de Android tiene que pulirse, la web tiene que afinarse y subirse, no tenemos presentación, etc. Pero aquí nadie está estresado. Todo lo contrario. Nos venimos arriba. Me encanta el ambiente que se respira con todos los equipos. Muy buen rollo.

Tras el desayuno llega la última charla, de la mano de @tim_delhaes. Cómo se puede hacer un pitch. Oro puro. Y sobretodo un toque de atención para todos aquellos, como nosotros, que todavía no tenían pensado el pitch. En este punto algo muy bueno es que el equipo al salir de la conferencia puso sobre la mesa cosas que se les había ocurrido escuchando a Tim. En ese momento me di cuenta de lo bien alineados que estábamos los unos con los otros ya que teníamos ideas muy parecidas sobre él. Pitch, pitch, pitch.

Conferencia sobre cómo hacer un pitch

Tras dar un paso para delante y presentarme a ser el encargado de dar el Pich, empezamos a intentar definir un story board. Pero eso sí, multitarea máxima. Tengo que acabar algunos retoques en la web, subirla, probar que sea reponsive, comprobar que se envían y reciben mails. Mientras los de Android retocando la app. Los cálculos de costes afinándose, esos chicos de marketing. Todo el mundo haciendo cosas. Y mientras, también, definimos cómo será el pitch. ¿Locura? Que va, subidón. Practicamos un poco pero sin darnos cuenta llega la hora del pre pitch. Nervios y muchas ganas.

El pre pitch sale un poco regular, todo hay que decirlo. Cinco minutos no dan para contar demasiadas historias y hay que empatizar rápido, los primeros 30 segundos vitales. Si no has definido alguna historia que haya conectado con el jurado, te quedan otros 30 segundos para no morir en el intento. En nuestro caso, conté demasiadas historias sin darme cuenta que ya tenía enganchado al jurado. Habían identificado el problema gracias a una pequeña representación inicial. Como feedback. Faltaban datos económicos, si preguntas algo al público hazlo de esta manera: ¿A quién nunca le ha pasado …? en vez de, ¿A quién le ha pasado? y si tienes una comunidad enfatiza comunidad.

Primera toma de contacto. Pre pitch

Llega la recta final. Preparamos unas diapositivas que sirvan de guía para la presentación. En el pre pitch usamos la web, demasiado complicado. Pero crucial enseñar que tenemos presencia online. Sobretodo sabiendo que en el pre pitch la web, gustó. Afinamos todo a tope. El smartwach da la señal de que tu maleta ha salido de la zona de control. El móvil emite el pitido de alerta. Las diapositivas están bien hiladas. Tenemos los diseños de las carcasas. Florecen los nervios. Nos la vamos a jugar con una demo. Llega el momento de los pitchs.

Se palpa en el ambiente la tensión de los equipos frente a las presentaciones, pero a la vez se respira un muy buen rollo. Estamos todos muy curiosos frente a lo que van a exponer los demás. Comienza el espectáculo.

Buscando mi maleta ;)

Y entre pitch y pitch llegó la hora de wim. Ni cortó ni perezoso entré maleta en mano pidiendo disculpas por llegar tarde. Le cedí mi reloj a un miembro del jurado mientras alguien se llevaba mi maleta lejos de mi alcance. Acto seguido el reloj notificaba que la maleta había salido de la zona de control. ¡La demo, funcionó! Y yo salía corriendo a por mi maleta. Tras la calma una explicación sobre el funcionamiento, modelos, competidores y precios. Ronda de preguntas, y todo había acabado. Tocaba seguir escuchando los demás pitchs y esperar el resultado. El jurado tenía que deliberar. Mientras tanto los equipos votaban sus proyectos favoritos.

Llegó la hora final. El premio del público fue para los chicos de Wayard, una aplicación para la gestión de pisos de alquiler de particulares y que sirve de pasarela entre otras plataformas consolidadas del sector. Empiezan los premios. El tercer premio es para … BidAgri, que apuesta por un sistema de subastas que intenta aprovechar los excedentes de los agricultores locales. Una idea estupenda. El segundo premio (redoble te tambores), es para … Wayard. Premio del público y segundo del jurado. ¡Gran trabajo chicos! En estos momentos los nervios son máximos. Por mi cabeza pasaban todos los fallos del pitch, a mi lado estaba @sebascardozo13 preocupado por no haber añadido los datos de crecimiento en las diapositivas, nervios y más nervios. Y de repente, el primer premio es para ¡¡¡¡WIM!!!! Impresionante la sensación.

Los ganadores. Felicidad absoluta

Conclusiones

Más allá de la victoria, que gusta ganar, me llevo muchas otras cosas que creo que es de lo que va este evento. El premio es lo de menos. Lo realmente importante es la experiencia de estar tantas horas trabajando con el empeño de un niño con algo nuevo. Compartir con las demás personas esa ilusión y darte cuenta de lo bien que funcionan las cosas en ese ambiente. Entender que la cosa no va de tú idea o de tus habilidades, va de la capacidad de trabajar en equipo, de aportar valor al producto y de creer en él. Y sobretodo va de conocer, aprender, experimentar cosas y darte cuenta de lo apasionante que es este mundo de las startups.

Gracias a todo el equipo por haber hecho tan cómodo este fin de semana. Por haber realizado un trabajo tan bueno. Sin duda sin ustedes ni producto, ni na ;)

Gracias a los participantes por compartir ese afán durante todo el evento.

Y gracias a los mentores y organización por poner tanto cariño en hacernos ver que las ideas pueden llegar a ser algo más que eso.

Puedes dejar un comentario en cualquier parte del texto pulsando el bocadillo que sale a la derecha con un signo +. ;)

Bonus Extra: Ni se les ocurra crear un grupo de whatsapp para el proyecto. Todavía estoy leyendo mensajes… :D

wim team

El equipazo

David Casanova: @novaDavid81 — Antonio Alvarez: @ajalvarezr — Juan Sebastían: @sebascardozo13 — Najor Cruz Cruz: @najorcruzcruz — Alicia Febles: @afeblest — Pablo Rodríguez: @therealpablors — Teresa Momblanch: @Ms55Tere — Daniel Placeres Santana — Diego Martín: @diemarm