The Fall and Tales of Irish Castles

Disfrutar a Irlanda a través de Netflix

La plataforma de streaming online ofrece un documental sobre castillos y una serie de suspenso situada en Belfast

Por Brenda Lynch Wade

Cada siglo tiene una forma artística preponderante. Así como a novela fue el género literario que dominó el siglo XIX, hoy es en las series de televisión donde la creatividad humana alcanza su máxima expresión. En el mundo de las series Netflix ha logrado posicionarse como uno de los grandes jugadores. En el último ha crecido exponencialmente la oferta de producciones propias y, del mismo modo, también han aumentado las nominaciones a los premios Emmy: de 9 nominaciones en 2013 a 54 en 2016.

En todo el mundo, de acuerdo con datos del segundo trimestre de 2016, Netflix cuenta con 81.5 millones de suscriptores en todo el mundo. En Argentina, la penetración de usuarios llega al 25% del mercado pero se espera que para el 2020 4,2 millones de argentinos hayan contratado el servicio.

A través de la plataforma de streaming online se pueden disfrutar dos series con sello irlandés: Tales of Irish Castles y The Fall. El documental sobre castillos irlandeses narrado y protagonizado por Simon Delaney es una oda a las construcciones medievales que dominan el paisaje irlandés. Como bien dice el slogan al comienzo de cada capítulo: “After all the history of Irish castles is the history of Ireland itself” (Después de todo, la historia de los castillos irlandeses es la historia de la mismísima Irlanda).

A través de 6 capítulos de menos de una hora cada uno, el actor y director Simon Delaney recorre nueve siglos de historia. Con sus altas paredes y sus imponentes torres, nadie puede dudar que los castillos irlandeses fueran símbolos de poder. Tenían una finalidad militar y defensiva durante la invasión normanda, pero a medida que el poderío inglés se fue consolidando estas magníficas construcciones sirvieron de centros administrativos y, también, como lujosas mansiones para la aristocracia de la isla.

“Los normandos están llegando” es el título del primer episodio y se centra en la invasión normanda del siglo XII y la construcción de los primeros castillos medievales. Desde la invasión de Strongbow se traza un camino que va desde la costa sur de Irlanda en el condado de Wexford hasta Dublín, la principal ciudad vikinga y centro de poder de la isla. Cuando el rey de Inglaterra interviene en la conquista y sus tropas ocupan la capital comienza la construcción de la fortificación conocida como Dublin Castle.

El castillo que sería el centro de gobierno hasta 1921 se transformaría años más tarde en una colosal estructura de piedra bajo el reinado de Juan I, más conocido como Juan sin Tierra. Cuando Hugh de Lacy es nombrado Rey de Meath, el caballero tuvo que luchar para hacer valer ese título ya que el condado aún no había sido sometido al poderío inglés. De Lacy es quien mandó a erigir el castillo de Trim, a 45 kilómetros de Dublín. Se tardó 30 años en terminar este fuerte que data del año 1172. La imponente estructura de piedra tiene 20 caras en forma de cruz y tres pisos de altura y es la mayor fortaleza normanda que se conserva a la fecha.

El segundo episodio, “No te metas con un caballero”, avanza hasta la campaña de Edward Bruce a comienzos del siglo XIV. “El contraataque” abarca los siglos XV y XVI, cuando los irlandeses se proponen luchar contra el poderío normando. En el siglo XVII, los castillos estratégicamente ubicados de Limerick y Birr, entre otros, jugaron un rol crítico en las sangrientas guerras que se describen en el capítulo “Un siglo de turbulencia”. Los episodios restantes, “El gusto por lo gótico” y “Fin del imperio” se centran en la reconfiguración de las fortificaciones medievales en hogares con comodidades dignas de familias adineradas. Ya dejaba de ser necesario contar con una fosa y un sistema de defensa, en este momento el castillo se transforma en palacio. En muchos casos, lamentablemente, las construcciones fueron abandonadas o caían en manos de personas que carecían de los recursos económicos para mantenerlos debidamente. Así es como el siglo XX ve a los castillos transformarse en hoteles o pasar al estado irlandés como monumentos históricos y turísticos.

Delaney es conocido en Irlanda por su actuación en la serie Moone Boy y, más recientemente, por su participación en el programa Master Chef de las estrellas, un formato que también se emite en Argentina bajo la conducción de Donato de Santis y Christophe Krywonis. El protagonista afirma no ser un estudioso de la historia irlandesa y no pocas veces en la narración culmina su comentario con un chiste o comentario ingenioso, así le da un tono jocoso a la serie. En esta travesía Delaney se apoya en académicos como el arqueólogo David Sweetman y los historiadores Gillian Kenny y Pat Liddy, entre otros, para dar cuenta del trasfondo histórico. Escrita y dirigida por Sarah Share, este documental se estrenó en 2014 pero no fue hasta el 2016 que se incorporó al catálogo disponible en Netflix Argentina.

El gato y el ratón

The fall se encuentra en las antípodas narrativas con respecto a Tales of Irish Castles, pero no por ello es menos interesante o menos irlandesa. Esta serie de suspenso se desarrolla en 3 temporadas cortas y tiene dos protagonistas claros: un asesino y la investigadora a cargo de la pesquisa policial. Es una cacería plagada de tensión y adrenalina. Gillian Anderson, conocida por su rol en Los Expedientes Secretos X, es la detective londinense Stella Gibson, quien es convocada por Jim Burns (papel interpretado por John Lynch) para investigar el asesinato de una mujer perteneciente a una poderosa familia del Ulster irlandés.

Lo que comienza como un caso político, pronto se entiende como la obra de un asesino serial, calculador y atlético. En paralelo la narración deja entrar al espectador al mundo de Jamie Dornan en la piel de Paul Spector. El ritmo narrativo es lento y pausado, pero esto lejos de transmitir letargo lo que hace es incrementar la tensión.

La caída que da nombre a la serie es el descenso de todos los personajes hacia lo más oscuro de cada uno. La problemática y conflictiva historia de Belfast está presente a cada paso. Tanto los años de “the troubles” como los casos de abuso sexual infantil por parte de religiosos católicos son parte del trasfondo de esta serie intensa y compleja. En el caso de The Fall avanzar más sobre el argumento es impedirle al lector que disfrute al máximo de los 17 capítulos que completan este thriller psicológico.

El reparto es mayormente irlandés y la geografía de la capital de Irlanda del Norte se despliega en toda su belleza. Un detalle que conecta ambas series aquí reseñadas es que Simon Delaney actúa en 4 episodios como Jerry McElroy. Con The Fall la carrera de Jaime Dornan tomó vuelo: luego de estrenada la primera temporada en 2013 el actor nacido en Belfast en 1982 obtendría el papel de Christian Grey en la adaptación cinematográfica de la novela erótica escrita por E. L. James. Este rol lo tiene trabajando actualmente en la segunda y tercera parte, Cincuenta sombras más oscuras y Cincuenta sombras liberadas.