Entrevista con Christopher Fox: “Los estudios irlandeses deben tener una dimensión global”

Por Guillermo MacLoughlin

Director de TSC

Con motivo del Irish Seminar que tiene lugar por primera vez afuera de Irlanda, el director del Keough-Naughton Institute de la Universidad de Notre Dame (EE. UU.), estuvo nuevamente en el país y concedió una entrevista exclusiva a nuestro periódico.

Chris, además de dirigir el prestigioso instituto, es profesor de inglés especializado en literatura británica del siglo XVII así como en estudios irlandeses de esa época. Es graduado de la Universidad estatal de Cleveland y se doctoró en la Universidad de Nueva York.

Según nos cuenta, tiene poca sangre irlandesa, proveniente de un tatarabuelo, así como sus raíces son, también, escocesas, inglesas y alemanas.

Su pasión por los estudios irlandeses le viene de su profundo conocimiento sobre el escritor irlandés Jonathan Swift, quien creía que era irlandés, como le había dicho.

Ha publicado diferentes libros y dado conferencias en innumerables universidades, además de haber enseñado en Oxford y en Pensilvania. Y, con méritos más que suficientes, recibió la Presidential Distinguished Service Award, el máximo reconocimiento del gobierno irlandés en 2003.

TSC- ¿Y cómo es su vinculación con la Universidad de Notre Dame?

C.F.- En 1986 vine a trabajar a Notre Dame, enseñando literatura inglesa y, en este contexto, es que me doy cuenta que no hay un instituto de estudios irlandeses, por lo que lo propongo y, junto con Seamus Deane damos inicio al Instituto en el año académico 1993–1994 y, desde entonces, hemos ido creciendo, hasta convertirnos en el más importante centro de estudios irlandeses en América. Para ello, hemos contado con el constante apoyo, desde el inicio, de Donald Keough y, más recientemente, de Michael Naughton, y por ello hemos instituido sus nombres para nuestro instituto.

TSC- Si, tenemos entendido que el instituto ha mantenido un alto prestigio, especialmente por su vinculación con Seamus Heaney.

C.F.- Así es, tuve el honor de traerlo a dar una conferencia en 1990 y, desde entonces, ha venido regularmente a la Universidad, hasta su temprana y lamentada muerte, pero seguimos vinculado a su obra. Además, hemos contado con otras prestigiosas visitas, como las de la ex presidente Mary McAleese o la del actual mandatario irlandés Michael D. Higgins. Hemos contado con más de 27 scholars, 10 visiting fellows y alrededor de 25/30 speakers por año, lo que habla a las claras del alto nivel académico que mantenemos.

Y en nuestro instituto contamos ahora con facultades para estudiar distintos aspectos de la temática irlandesa, como literatura, historia, música, cine, televisión y teatro, así como otras disciplinas que estamos desarrollando con la valiosa ayuda de los profesores visitantes, algunos de los cuales han venido como Naughton Fellows, de acuerdo a reciprocidades con facultades en Irlanda.

Y, en este sentido, estamos muy contentos de contar entre nuestros cuadros con Declan Kiberd, considerado uno de los más importantes intelectuales irlandeses, que es parte del Donald y Mary Keough programa , al igual que Barry McCrea, que era de la universidad de Yale y ahora, gracias al apoyo de la familia Keough, integra nuestro staff de profesores regulares.

TSC- ¿Y qué nos puede decir de la Universidad?

C.F.- que es la universidad privada y católica más importante de los Estados Unidos.

Fue fundada en South Bend, Indiana en 1842 (90 millas al sur de Chicago) y, durante muchos años, fue una universidad pequeña, pero ahora es una de las 10 más importantes de mi país, gracias –en un principio- al desempeño de su equipo de futbol americano “Fighting Irish”, con más de 13 títulos nacionales.

Tiene una identificación muy fuerte con lo irlandés, no sólo por los alumnos, sino también por la gente que nos ayuda en los más diversos aspectos, incluso con importantes donaciones.

TSC- ¿Uds. tienen, también, una sede en Irlanda?

C.F.- Gracias al apoyo de nuestro benefactores, pudimos comprar O’Connell House, la casa que perteneciera a Daniel O´Connell, en Merrion Square, en pleno centro de Dublin, donde nuestros alumnos norteamericanos también toman cursos allí, al igual que en Trinity, UCD y en el Colegio Nacional de Artes y Diseño de Dublin.

TSC- ¿Porqué no nos cuenta del Irish Seminar’ ?

C.F.- Desde 1999 todos los años organizamos un seminario de excelencia, que tiene lugar en Dublin y una vez se llevó a cabo en parís. Esta vez, con gran éxito, hemos realizado uno afuera del continente y hemos elegido Buenos Aires, teniendo en cuenta la importancia de la comunidad hiberno argentina, así como el concurso de destacados académicos locales, como Juan José Delaney y Guillermo MacLoughlin, entre otros. Inicialmente estuvo a cargo de Kevin Whelan y de Seamus Deane y han participa dictado conferencia desde dos Premios Nobel, como Seamus Heaney y Derek Walcott, como otros académicos de reconocimiento mundial, como Edward Said, Fred Jameson, Goivanni Arrighi; escritores de la talla de Edna O´Brien, Nuala Ní Dhomhnaill, Paul Muldoon, Jon McGahern; o especialistas en estudios irlandeses, como Elizabeth Cullingford, Emer Nolan, Claire Wills o Marjorie Howes; dentro de una larguísima lista de intelectuales de nota.

Se trata de buscar visiones cosmopolitas y de variada temática, con un grupo de hasta 40 alumnos provenientes de distintos lugares de Estados Unidos, Irlanda, Escocia, Inglaterra, pero también de Hungría, Nueva Zelandia, Albania, Israel, Rep. Checa, Canada y otras partes, demostrando el alto nivel alcanzado en nuestros seminarios.

Muchos alumnos han venido de prestigiosas universidades, como Berkeley, Princeton, Yale, Harvard, NYU, Oxford, Cambridge y la Sorbonne, entre otras. Y estamos muy contentos con el seminario de este año, que dirige Diarmuid Ó Giolláin, un destacado profesor de estudios folklóricos, que lo ha organizado muy bien y donde contamos con alumnos de Norte y Sudamérica, y de distintas partes de Europa.

TSC- ¿Y cuál es su conclusión después de esta experiencia?

C.F.- Que definitivamente, después de haber aprendido sobre la importancia de la comunidad irlandesa en su país, sobre la extraordinaria contribución que los irlandeses han hecho a su nueva tierra, pero manteniendo muy vigente –aún hoy- sus lazos con Irlanda, como han participado y apoyado los diferentes movimientos emancipadores en Irlanda, la gran cantidad de historiadores, escritores y periodistas que han esparcido lo irlandés en diversos ámbitos y, aquí me quiero detener, también, en la importancia de The Southern Cross como un ícono de la diáspora irlandesa; en fin, hay un antes y un después.

Los estudios irlandeses deben tener una dimensión global. La participación irlandesa es destacada en todos los continentes, no sólo en Europa y Estados Unidos, y en menor medida, en Canadá, Australia y Nueva Zelanda. La mejor prueba es que, desde Notre Dame, hemos querido interrelacionarnos, aún más, con la comunidad académica argentina y con esta maravillosa colectividad hiberno argentino.

Estamos seguros que estamos ante el inicio de una larga y fecunda relación.

Artículo publicado en la edición impresa de The Southern Cross, Nº 6023, Agosto 2015.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.