Indígenas esperaron 107 años para agradecerle a Irlanda

Los nativos, provenientes del Alto Putumayo, se reunieron en Bogotá con el presidente Michael D. Higgins. Reconocimiento a R. Casement

El presidnte Higgins con una representante de la comunidad peruana en Irlanda.

Un grupo de indígenas provenientes del Alto Putumayo se reunieron con el presidente de Irlanda, Michael D. Higgins, en un hotel del norte de Bogotá, durante la gira presidencial por Latinoamérica, para agradecerle por algo que ocurrió en 1910. Ellos consideran que fue el irlandés Sir Roger Casement quien los salvó de la extinción de los explotadores de caucho a comienzos del siglo pasado.

Casement era cónsul Británico en San Paulo (Brasil) y fue comisionado para venir hasta el sector de La Chorrera (en Amazonas) para verificar las denuncias sobre todo tipo de violaciones de derechos humanos por parte de la Peruvian Amazon Company.

Se estima que más de 5.000 indígenas colombianos, de las etnias huitoto y bora, murieron por la explotación de caucho en el alto putumayo entre 1905 y 1915. Por eso un grupo de ellos llegó hasta Bogotá tan pronto se enteraron de la visita de Estado que realizaría el presidente Higgins y empezaron a buscar algún contacto para conseguir una cita con el mandatario.

Y la tarea no fue fácil. Para ellos, que incluso tienen dificultades con el español, parecía una labor titánica obtener una cita con el jefe de Estado europeo. Sin embargo, acudieron a Brendan Michael Tobin, profesor de la National University of Ireland, quien está reconstruyendo la vida de Casement, para que les sirviera de ‘palanca’.

Y lo lograron, consiguieron la cita a través de la embajadora de Irlanda en México y encargada para toda la región, Sonja Hyland. Se dió en la mañana del 14 de febrero pasado.

Aunque en principio se les dijo que sería un encuentro “muy breve”, en el lobby del hotel, por la apretada agenda del Presidente, la cita se prolongó por más de 40 minutos y contaron con un traductor.

“Fue muy amable, nos sorprendió porque sabía mucho de lo que pasó con las caucherías, conocía de la tragedia que vivimos, sabía mucho del pueblo muinane”, contó Fany Kuiru, una indígena líder de La Chorrera.

De acuerdo con su relato, al mandatario irlandés habló de la necesidad de proteger el medio ambiente en el Amazonas y sobre el aporte que pueden hacer las comunidades indígenas.

“Los invitamos a que vaya a La Chorrera, a que nos acompañe a este proceso de duelo y de reconciliación por lo que pasó hace más de un siglo y en que se vieron involucrados los gobiernos de Perú y Gran Bretaña, además del colombiano que hizo muy poco por defendernos”, dijo Kuiru.

Aseguró que la idea que se le planteó al mandatario europeo es que los acompañe a mediados del próximo año para que a orillas del río Igaraparaná se pueda descubrir un monumento en homenaje a Casement y de las víctimas que dejó la explotación cauchera en la Amazonia.