Se olvidó la gaita en la vereda de su casa y pide ayuda

La búsqueda de Brian Barthe

La noticia irrumpió en las redes sociales, en los medios y hasta llegó a Juan Carr: el músico Brian Barthe daba cuenta de que le habían sustraído la gaita irlandesa, su fiel compañera arriba de los escenarios y pedía a la comunidad y a los vecinos de Olivos donde vive que por favor estén atentos.

“Amigos: Les escribo para contarles que perdí mi gaita irlandesa (uilleann pipes). El día martes 5 de septiembre a las 18:45 subiendo al auto en Olivos para ir a un ensayo, y en la distracción de tener varias cosas por llevar, no subí mi gaita, quedando esta en la vereda. Sí, así como leen: Me la olvidé. Tenía la esperanza de que al estar los datos dentro, alguien se contacte. Pero han pasado 5 días y nadie lo ha hecho. Recurro a este medio para que se viralice y poder reencontrarme con ella. Hace casi 20 años que me acompaña y pretendo que siga haciéndolo. Este instrumento tiene alma y seguro que volverá pronto con ayuda de ustedes. Somos solo entre 12 y 15 personas los afortunados que tocamos este instrumento en el país, estoy seguro de que no va a ser difícil reencontrarme”.

Como dijo en su Facebook, Barthe, contador y actual director del club Fahy, es uno de los pocos que saben tocar el instrumento y muy reconocido en el ambiente no solo de la comunidad irlandesa sino de la música en general.

En una entrevista que concedió a un canal de Vicente López, señaló: “Es un estuche profesional de saxo alto, para quien conoce, grande y muy pesado. No se puede interpretar como que la tiré a la basura y que la dejé como una bolsa de residuos en el pasto. Fue justo en la puerta de mi casa en Olivos, en Ricardo Gutierrez y Cnel. Manuel Rosetti. Ese tipo de gaita en particular es una gaita irlandesa que es muy difícil de tocar, es un instrumento complejo incluso más compleja que las gaitas escocesas, gallegas o asturianas. Solo somos 15 personas que tocamos este tipo de gaita en el país, que estamos todos en contacto. Tiene su valor pero sobre todo un valor sentimental enorme porque cuenta con partes que fueron hechas por gente muy querida en Irlanda y una de las cañas que tenía 100 años”. Además de la gaita, en el estuche también habían unas flautas irlandesas (whisltes): dos afinadas en re y do y dos flautas graves afinadas en Re y Fa.

En una nota publicada en el portal del diario Clarín, con algunos errores y cierto sensacionalismo de ocasión (Titularon: “La desesperación del irlandés de Olivos que recorre las calles para encontrar su gaita” y “Brian Barthes”), remarcaron el contacto que mantuvo con el responsable de Red Solidaria, también descendiente de irlandeses, Juan Carr: “Me contactó por Facebook y me pidió que le mande las fotos para ayudarme. Es bueno porque tiene mucho alcance. Lo conozco porque toqué en un evento de él hace 15 años. Charlamos en otras oportunidades y quedó una buena relación”.

Desde aquel día comenzó a pegar carteles por todo el barrio y sigue en la búsqueda: “Es toda una vida social que está alrededor del instrumento. Lo que estoy haciendo es colgando carteles en la zona por las dudas de que pase la persona que lo levantó. Ahora imprimí unas tarjetas color con la foto del estuche y del instrumento para pasar por las casas de música de la zona y anticuarios o los lugares donde pueden llegar a haberlo vendido y obviamente también visitando Mercado Libre, Ebay, etc.”.

La reacción de sus amigos y de la comunidad también fue muy fuerte, su post en Facebook fue miles de veces compartido.

Los datos para comunicarse con Brian: Whatsapp 01161694890 y su correo brianbarthe@hotmail.com

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.