The Southern Cross en Duggan

Por Julián Doyle

Duggan tiene menos de ochocientos habitantes pero una historia de casi dos siglos. Allí en la actualidad conviven los Casey, Duggan, Egan, Fitzsimons (Eduardo, Dante y Daniel), Grennan, Kelly, Killian, Russell (Marcelo y Walter), Dunne, Sills (Ignacio y Patricio), Ford (Martín y Facundo y Juan Pedro), Cryan. Es una maqueta irlandesa con nombres de calles como Almirante Brown, Irlanda, Escocia o Sills. Con un Delegado municipal, quien nos acompañó en todo momento en la excursión por las calles y campos, también de corte irlandés, Luis Russell. El eje de esta historia es una familia que tiene en su haber a los toros más campeones del país, que supo arrancar con los cueros para luego concentrar su capital en estancias gloriosas del noroeste bonaerense dándole trabajo a los irlandeses recién llegados en sus cabañas y puestos. Y familia de la cual se extrae el nombre de este pueblo de labradores, orejano y con celulares sin señal.

***

Así fue que los varones de los Duggan-Kelly, del pueblo de Gurtean, condado de Longford, a medida que cumplían 21 años iniciaban el trámite para incorporarse al éxodo hacia las tierras del Nuevo Mundo. Inicia el viaje de la familia el mayor, Miguel, de 22 años. Llega al puerto de Santa María de los Buenos Aires en 1849. Miguel se presentó al representante de Inglaterra, solicitándole información sobre fuentes de trabajo disponibles. La estampa del joven Duggan impresionó bien al funcionario, quien le recomendó viera al dueño de un saladero de cueros. Al poco tiempo también arriba su hermano Juan. En 1859 Miguel ya está sólidamente afirmado en su comercio de importación y exportación. Es cuando recibe con gran sorpresa la llegada de sus otros hermanos Daniel y Tomás trayendo una carta familiar de sus padres que además de las muestras de cariño, le encarecen les preste la necesaria ayuda para iniciarse en aquella tierra.

Dos históricos de Duggan, los hermanos Guillermo y Miguel Casey.

El negocio prosperó y la oportunidad llegó cuando la disolución de una sociedad de Juan y Felipe Lanusse con el esposo de la fallecida esposa de éste, doña Isabel Fayt de Labathé, cuyo mayor capital era una fracción de campo de casi cinco mil hectáreas ubicada en los Pagos de Areco. La operación de compra se formaliza el primero de diciembre de 1864, asociando a la explotación a sus hermanos Daniel y Tomás. La estancia se denominará “San Ramón” y se dedicará a la explotación, cría y recría de ovejas, con la ocupación de pastores irlandeses y franceses que trabajarían el terreno. No habían pasado ni seis años de la compra y posesión de “San Ramón” y la población de ovejas llegaba a seis mil cabezas y la cría de Shorthorn se había incrementado. Tanto Miguel como Tomás estuvieron muy ligados al quehacer de la colectividad irlandesa. A Miguel, la muerte lo sorprendió el 10 de junio de 1888, a los 61 años, falleció soltero y declaró herederos de sus bienes por testamento público a sus hermanos Juan, a quien legó el campo “El Sauce”, de cinco mil hectáreas; a Tomás, la estancia “San Ramón”, de 4.454 hectáreas y a su hermano Daniel, “El Edén”, en Chacabuco.

(Memorias del pago de Areco, de José Emilio Ramírez)

***

03–06–1857.- Don Diego Maxwell, natural de Irlanda y feligrés de ésta, soltero, de 28 años de edad, hijo legítimo de don Eugenio Maxwell y de doña Catalina Garrahan, con doña Ana Nolan, natural de Irlanda y feligresa de ésta, soltera, de 21 años de edad, hija legítima del difunto don Tomás Nolan y de doña Ana Ward. Testigos: don Patricio Garrahan y doña Brígida Nolan de Hogan. Casó el presbítero Juan Cullen. Derechos: $150. Partida Nro. 154.

(Registro y Censo de casamientos de la localidad de Duggan)

***

Carlos Viganego es el dueño de la única panadería del pueblo y la más antigua del partido, famosa por las tortas negras y por tener un flor de horno. Hace cuatro meses que permanece cerrada por un problema de salud que mantiene a Carlos fuera del negocio. Pero además de panadero, Viganego es palabra autorizada, un investigador notable de los pormenores de Duggan y de Areco, con datos e informaciones de gran poder a la hora de definir, por ejemplo, la escritura de un terreno.

La panadería más antigua del Partido de San Antonio de Areco.

“La creencia de que Duggan es de los irlandeses es por el nombre. Nosotros somos un pueblo que no ha sido declarado pueblo, somos orejanos. El nombre de Duggan es la consecuencia del nombre de la Estación de Ferrocarril. Este pueblo fue hecho por dos estancias: la estancia San Ramón de Miguel Duggan después heredada por Tomás que fue famosa por tener un gran ojo para la compra de toros, tuvieron grandes campeones; y la estancia de los Ramallo que llegaba hasta el vértice de unión de los Partidos de Baradero, Capitán Sarmiento y Areco. Los Ramallo en esta zona cercana al ferrocarril, lotean y hacen pueblo. Se considera el inicio del pueblo de Duggan en 1887 cuando Pedro Ramallo le compra el pedazo de tierra a su hermano.

Este proyecto de venta de lotes no tuvo mucho éxito y ahí viene el grave problema de Duggan que fue que Ramallo no lo inscribe en el catastro, entonces todos los que compran tierras se ven con el problema que no pueden escriturar y es un problema que llega hasta nuestros días, hay un baldío tremendo con títulos que no existen, un montón de posesiones que se están peleando entre vecinos. Pero es un error suponer que los primeros pobladores tuvieron que ver con los que trabajaban en San Ramón. Nosotros hemos traído del Archivo de la Nación el primer censo que se realizó en 1895 acá: no había ningún irlandés en los 300 habitantes de ese entonces. Los irlandeses eran la mano de obra de Duggan ya de muchos años antes y estaban todos en la estancia San Ramón, cada puesto de ese campo tenía un apellido irlandés. En ese censo hay veintidós irlandeses que están en zona rural. Y cuatro ingleses. A Duggan lo hace Ramallo, una familia de italianos, franceses y españoles.

La clase media hoy se está yendo de Areco porque es carísimo y está saliendo a comprar terrenos a Duggan, entre otros pueblos cercanos. El problema que tiene Duggan es que no tiene títulos disponibles y el que quiere comprar tranquilo no va a hacer un boleto de posesión. En este momento hay cierto descontrol en términos de conservación. Están volteando casas históricas sin respetar la reglamentación que las resguarda. El frente más antiguo y original del pueblo, intacto, lo compró una gente de Buenos Aires y lo terminó destruyendo.

Ojalá los Ramallo hubieran sido como los Duggan para nosotros. La estancia San Ramón fue la fuente de vida del pueblo, hoy conservan cuatro mil hectáreas pero hay solo diez trabajadores ahí. Se llegó a tener casi doscientos empleados, según las temporadas. Los que más colaboraron con el pueblo fueron los abuelos de Pablo Duggan (actualmente viviendo en Areco) Juan Tomás Duggan y Margarita Ham. La iglesia la bancaron prácticamente ellos. Esa parroquia hoy tiene una misa por semana y la da un cura de la iglesia San Patricio de Areco, los sábados a la tarde. Una vez muerto Juan Tomás, el que toma la posta es Bernardo y hasta el día de hoy se pusieron para todo, para el Jardín de infantes, para las fiestas, etcétera. Y desde ya, el ferrocarril. El Ferrocarril del Oeste de Buenos Aires, con capitales arequeros, hizo la línea hasta Luján y desde ahí proyectaron la línea hasta Areco, en 1880 y luego el trazado hasta Pergamino. Esta estación se inaugura en mayo del 1882. Miguel Duggan no les donó las tierras al Ferrocarril, se las vendió bien vendidas”.

***

La parroquia San Juan Bautista.

En relación a uno de las construcciones más visitadas en el pueblo, la iglesia San Juan Bautista, a principios del siglo XX se convocaron a los vecinos más activos, resultando elegido presidente de la Comisión Pro-Templo el estanciero y cabañero don Juan Duggan. El impulso inicial y continuo lo dio don Juan Tomás Duggan y su esposa doña Margarita Ham, residentes en la estancia San José, quienes adquirieron ladrillos cocidos para levantar la totalidad de las paredes. La obra se inició en 1909 y fue consagrada a fines de 1910 bajo la advocación de San Juan Bautista. Pasado un tiempo, se vio la necesidad de una reparación. Don Bernardo L. Duggan fue quien realizó las reformas de importancia para 1940. La campana fue adquirida por suscripción popular y tiene a un lado la inscripción: “Donada por la Comisión de Damas. Padrinos: Juan T. Duggan y Margarita Ham de Duggan. 24 de junio de 1914”.

***

11–09–1856. — Don Eduardo Heavy, natural de Irlanda y feligrés de ésta, hijo legítimo de don Ruperto Heavy y de doña Elena Loble, con doña Anacieta Street, natural de la Ciudad de Buenos Aires y feligresa de ésta, hija legítima del difunto don Diego Street y de doña Mariana Marpac. Testigos: don Diego Street y doña María Street. Casé. Partida Nro. 108. (Fdo). Presbítero Juan Bautista Rossi.

(Registro y censo de casamientos de Duggan)

***

Es el día previo a Navidad y el municipio de San Antonio de Areco es un ir y venir los suficientemente caótico como para postergar la entrevista. Brindis, empleados municipales reunidos esperando que vaya el Intendente a dar sus palabras y alzar las copas y a otra cosa mariposa. Francisco Paco Durañona recibe a The Southern Cross en su despacho apenas pasado el mediodía. La nota completa saldrá en la edición de febrero, pero resulta interesante este adelanto sobre lo que nos importa en este informe:

¿Cómo lo ves en la actualidad a Duggan?

Nosotros hemos planteado un trabajo de integración de la periferia, me refiero a los barrios y a las localidades, que durante mucho tiempo estuvieron fuera de la agenda salvo para actividades puntuales como las fiestas patronales o alguna actividad turística dentro del calendario anual. Para nosotros es esencial integrar a las localidades y a los barrios al grueso de las acciones, a la agenda diaria del trabajo y que no sea parte de las obras de infraestructura y de las definiciones más importantes de una gestión la cabecera del Partido o el centro, y dejar afuera a la periferia. Así que arrancamos muy fuerte en todas las áreas con un trabajo de federalización municipal, con lo cual todas las acciones vinculadas con lo cultural, con lo turístico pero también con las políticas de acceso a la tierra y a la vivienda, los servicios diarios, tuvieron después de mucho tiempo un eje central en barrios y localidades. No era una cuestión de distancias sino de visión política. No es tanto lo que se hizo sino más bien la sensación de sentirse integrados por parte de los vecinos lo que hace que hoy exista un entusiasmo diferente. En Duggan se trabajó y se inauguró el sistema de agua potable y corriente. Era una obra que venía de la gestión anterior, se había frenado, lamentablemente no se había hecho un control ni un seguimiento de la obra que es clave hacerlo, pero finalmente la pudimos inaugurar. Incluimos a Duggan y al resto de las localidades en la Fiesta de la Tradición, antes no participaban de la fiesta más grande que tiene Areco y la Provincia. Nosotros las incluimos en el recorrido de las “Cuatro estaciones” aprovechando las estaciones del Ferrocarril.

Además de lograr una integración vecinal de las periferias como decís, de por sí Duggan cuenta con una institución educativa con mucha proyección en el sector agropecuario. ¿Están planificando una mayor integración?

Exacto, tiene la Escuela agraria, una escuela agrotécnica que tiene una función importantísima y a partir de ahí poder aprovechar el conocimiento que desarrollan los chicos para aportarle también una salida laboral con emprendimientos familiares, con capacidad productiva, con la subsidiariedad del Estado que debe intervenir para darles el envión que necesitan. La Escuela ha recibido recientemente una Minibus de parte del Gobierno Nacional para poder trabajar con los chicos en distintos viajes y ha recibido también subsidios de la Provincia y de la Nación para aportarle mayor capacidad productiva a la Escuela. Tienen una pequeña planta para la producción de alimento balanceado, tienen un núcleo porcino, también un área de apicultura. El problema que tenemos es la comunicación con Duggan, para trasladarse desde Areco y viceversa hay que salir a la Ruta 8 que es una ruta que tiene muchas complicaciones, entonces estamos buscando una vía de comunicación interna, hay un viejo camino que fue ilegalmente apropiado por algunos campos y estancias y estamos trabajando en su recuperación. Existe un proyecto muy ambicioso que es un tren interno de comunicación entre Vagués, San Antonio de Areco y Duggan, no solamente para el

turismo que va a ser muy importante sino para la integración de las comunidades que viven ahí y con eso darle más fuerza a la Escuela agraria. Lo veo como un potencial. Además de que luego tenga una continuidad en el Centro Universitario de Areco, que va a crecer fuertemente a partir de este año. El país necesita políticas de población, políticas de arraigo. Si seguimos acumulando argentinos en las áreas metropolitanas y despoblando el interior, vamos a seguir con los dramas actuales de la inseguridad, los asentamientos, la falta de oportunidades, la falta de inclusión. El federalismo verdadero no es solamente distribución de recursos, son las oportunidades que das para que los jóvenes se puedan arraigar y se puedan quedar.

El delegado municipal de Duggan, Luis Russell, junto a su camioneta con la cual recorre todo el pueblo.

En nuestra visita a Duggan hablamos con Luis Russell, el delegado de Duggan. ¿Cuál es el rol que tiene dentro y fuera de la localidad?

El rol del delegado municipal es la representación del Intendente en cada una de las localidades, tiene que ver con poder descentralizar el municipio y estamos recién en el primer paso de lo que sería una correcta descentralización. A los delegados hay que darles muchísimas más herramientas. Nosotros habíamos presentado un proyecto de ordenanza cuando era concejal, de elección popular de los delegados. Pero es un debate que hay que abrirlo a la sociedad para que no se quede solo en el Concejo Deliberante. Igualmente la realidad es que hoy tienen muchas más herramientas y eso los vecinos lo están considerando muchísimo.

Tanto Russell como el historiador del pueblo nos comentaron que había bastante confusión en relación a la división de tierras del lugar, sobre todo la cuestión de las escrituras originales…

Sí estamos muy al tanto de esta problemática crucial para nosotros. Ya lo estamos concretando en Areco con la tierra fiscal que hemos incorporado al Banco de Tierras. Se hizo un loteo y se puso a disposición de los vecinos a un precio diez veces menor que el ofrecido por el mercado inmobiliario. Tanto en Duggan como en Villa Lía estamos llevando el mismo modelo. Es complejo porque se necesita un trabajo muy profundo de papelería y de títulos y realmente no existía ni existe legislación en la Provincia que le permita al Estado garantizar el acceso a la tierra y poder regular la función social que tiene. Hace unos días se reglamentó la Ley de Hábitat y Areco fue uno de los primeros municipios en llevarla a cabo. Así que esperamos que en estos dos años que nos quedan podamos avanzar fuertemente en este sentido.

Artículo publicado en la edición impresa de The Southern Cross, Nº 6004, Enero de 2014.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.