UN ALMA

Fotografia de Igor Isachenko

En los valles más áridos

más abiertos a horizontes

y agonizantes para las bestias.

Tuvo la suerte de resistir un alma.

En otros, frondosos y de miradas socarronas,

no tuvo la fortuna aún de ver

alma sin un velo de estar ya muerta.

Le mentían con sus modales,

borrando las sonrisas más débiles,

pero dijo estar feliz con ella y gustarle sus tardes.

Y siguió, la demostración, hasta dar la vuelta a la piel.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.