Batidos de fruta y verdura todos los días para vagos.

Soy un gordopilo irredento, me gusta la buena comida y comer mucho, no puedo evitarlo. Cada vez que voy al médico me dice que hay que cuidar la alimentación y comer fruta y verdura todos los días, que estás hecho de lo que comes y que menos chuletones y más espinacas, bla bla bla.

Muy bien, pero coger una manzana y pelarla me aburre miserablemente, no me gusta comer fruta sola y con las verduras crudas me pasa lo mismo, de pequeño comía zanahorias para imitar a Bugs Bunny, pero para de contar.

Así que dediqué un par de tardes a buscar una solución en forma de batidos o zumos y he encontrado la forma perfecta, los “green smoothies”. No se trata de una receta del Cosmopolitan o la Telva, es un chute de nutrientes, vitaminas, antioxidantes y fibra para chicos y chicas. Si eres como yo y las únicas macedonias que comes son las del menú del día, esta es la solución.

El tarro con pajita hipster es opcional

Para que no se pudran los alimentos y no tengas que estar cortando y pelando cada vez que quieras hacerte uno, la mejor idea es hacerte bolsitas con los ingredientes y congelarlas, así te aseguras que se van a conservar las propiedades. Utiliza siempre frutas y verduras lo más naturales posibles, gástate un poco más en el mercado, es importante.


Vas a necesitar

Batidora (no uses licuadora porque la piel de la fruta tiene mucha fibra buena). Depende obviamente del presupuesto pero puedes conseguir algo decente a buen precio. Si es sólo para ti, te puedo recomendar la que utilizo yo, que aunque tenga la jarra de plástico (mejor cristal) es muy cómoda porque puedes beber directamente de ella.

Vegetal de hoja verde Es la esencia del batido, un regalo de los dioses en cuanto a valores nutricionales y vitaminas (espinaca, col verde, lechuga romana, acelga, repollo…)

Fruta de base Es la fruta que dará consistencia a la cosa así como potencia vitamínica (manzana, plátano, mango, piña, pera, melocotón, kiwi…).

Complementos Recomiendo utilizar bayas (moras, arándanos, cerezas, zarzamora, fresa…) trocitos de zanahoria o de apio, pepino, uvas… Se trata de un complemento al batido, experimenta con lo que quieras.

Semillas Yo utilizo semillas de lino que es fibra pura pero puedes ponerle Chia, pipas de calabaza, semillas de cáñamo…

Bolsitas de congelación Utiliza bolsitas desechables para contener la cantidad de un único batido. Déjate de cierres, sellados o tonterías, lo suficiente para hacer un nudo y listo.


Preparación de las bolsitas

Cada semana dedico una hora o menos a todo esto. Compro todo y hago bolsitas para cada día de la semana. Los ingredientes puedes variarlos o como quieras, lo importante es tener sitio en el congelador para todo. Haz espacio.

Aquí no hay medidas, “a puñaos”. El resultado de cada bolsita debe caberte en dos tercios de la batidora y ser lo justo para terminártelo en un desayuno, merienda o cena.

1 - Coge una bolsita y mete un puñado generoso de vegetal de hoja verde.

Hojas de espinaca

2 - Añade la fruta base, un puñado y medio

En este caso, media manzana y trozos de piña

3 - Puñado y medio de complementos

Aquí metí trozos de zanahoria, pepino y arándanos

Preparación del batido

La noche anterior, saca una bolsita del congelador y métela en la nevera para que se descongele.

1 - Corta la bolsita bajo el nudo

No seas melón/melona

2 - Mételo todo en la batidora y añade una cucharada generosa de semillas

Semillas de lino

3 - Añade 1/3 de agua mineral, leche de almendra, agua de coco… y gotas de lima o limón. Ponlo a batir.

4 - Primero en modo troceo (6–7 segundos) y luego en nivel medio, añade agua si hace falta hasta que esté todo “bebible”.


Tendrá una pinta horrible posiblemente, depende de los ingredientes que le metas, pero de sabor estará bien si has añadido frutas dulces, es cuestión de ir regulando y experimentando.

Lo importante es que te has tomado todas las frutas y verduras necesarias cada día solo en el desayuno o merienda. El médico y tu madre estarán orgullosos de ti, y tu más saludable que nunca.


One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.