La pizarra indeleble

La pizarra indeleble es el concepto de un espacio pensado y creado con el noble fin de que las ideas (la mayoría mías prometo, algunas prestadas sin consentimiento) no se borren como esos marcadores de pizarra que al escribir son al agua y al pasarle un dedo se hacen polvito. Para que sean como esas palabras que escribiste con el marcador equivocado (dice PERMANENT MARKER, qué esperabas?). Esas que pueden llegar a pasar horas, días, años sin poder ser borradas. Incluso algunas veces, sólo algunas, la palabra esa que escribiste con el PERMANENT nunca se borra. Son pocas las veces pero a veces, queda ahí para siempre.

¿Por qué mis ideas deberían ser indelebles? Ni idea (cuac). No se trata de que sean mías y que por eso quiera rescatarlas de una vida efímera. Pienso que cuantas más ideas se divulguen por el mundo mejor: de última si son malas nadie les dará bola, pero hay que maximizar la cantidad para que queden algunas de calidad.

Encontrará el lector en este humilde rincón el resultado de profundas reflexiones sobre temas muy diversos como si Dios existe, cuál es la mejor forma de gobierno, cómo salvar el mundo, de qué sospechan los chinos, ó cómo darse cuenta si se venció el Casancrem en la heladera. Y por supuesto la pregunta más importante y que todos, desde los políticos hasta los más destacados premiosnóbel (incluyendo en el medio artistas, intelectuales y taxistas matriculados) vienen esquivando desde hace décadas: ¿por qué los argentinos llamamos cartuchera a algo que guarda lápices, y lapicera a algo que lleva cartuchos?