“Hace unos años la electrónica era solo para unos pocos. Ya no, ahora es algo a lo que todo el mundo tiene acceso, con muchas categorías: televisión, cámaras, móviles… Nosotros luchamos por ser mejores en diseño, en investigación de materiales. Queremos que los consumidores estén orgullosos de la compra, que sea duradera. Sony hace que sus productos tengan un valor emocional, pero no pretendemos que se perciba como un lujo” (…)

(…) “Hay interés por lo analógico. Lo analógico vuelve, en música y en fotografía. El vinilo y el carrete van tener una segunda vida. Los artistas de nuestro sello, me lo piden, quieren sacar un LP. Mi hija, que estudia fotografía, usa una máquina digital para clase, pero tiene una cámara analógica para su uso personal. Me lo ha dejado muy claro, le gusta tocar el rollo, el proceso del revelado y, sobre todo, saber que tiene 36 disparos le hace pensar cada toma, razonar todo. Todo vuelve. (…) Sony es pionero en el desarrollo de cámaras de lente intercambiable. Con la línea alpha 7 hemos llegado al punto que tanto queríamos. El cuerpo de la cámara lo veo como la PlayStation, y las lentes, como si fueran los juegos. La potencia y el contenido tienen que ir de la mano para que tenga sentido”. (…)

Los analistas creen que Sony trabaja ahora de manera más compacta, como un gran grupo y menos por divisiones, y que innova a mayor velocidad. (…) “Sabía que nuestros conocimientos de imagen darían sus frutos. Todo lo que sabemos de pantallas por las televisiones, de sensores con las cámaras de vídeo, de luz, todo eso tenía que terminar por funcionar”. (…)

Una de las últimas apuestas de Sony ha sido la adopción de herramientas de financiación colectiva para lanzar nuevos productos. (…) No lo hacemos por necesidad. Sony tiene recursos para desarrollar nuevos productos, pero sí lo hacemos por una cuestión más importante: la capacidad de involucrarse en algo. Muchas veces alguien tiene una idea, la aceptamos y se desarrolla, pero los que la proponen van perdiendo entusiasmo o ven que, como ponemos el dinero nosotros, da igual cómo salga. Además, aceptar dinero de los consumidores da una responsabilidad extra, hace que se sienta su apoyo y su exigencia. A la vez, sirve para medir el interés real por comprar un producto”(…)

(…) “Sacar nuestro sistema para digitalizar los vinilos y poder llevarlos consigo sin perder calidad es una apuesta por el formato (el walkman Sony de alta definición cuesta 1.200 dólares). Cada vez hay más interés por la calidad, por un formato que no pierda fidelidad. Quiero confesar que no encuentro profesionales que sepan de verdad de audio analógico. He convencido y contratado a mucha gente que ya estaba retirada para poder sacar este producto, técnicos de sonido que saben tratar el vinilo, y eso nos pasa también con los discos de los artistas” (…)

(…) “PlayStation es un vector de crecimiento, nos da una base de negocio firme. Y tiene algo muy importante en el plano estratégico: demográficamente nos lleva a una audiencia más joven que el público habitual de Sony. Nos sirve para reforzar la marca y tiene una tecnología muy potente. Nos va a permitir entrar en la realidad virtual con excelencia, uniendo imagen y sonido (...)

En esta edición del CES, la zona de exhibición de Sony cuenta con un gran número de dispositivos, muy diferentes entre sí. (…) “Me resulta muy difícil escoger, pero quizá con el aroma stick, un difusor para el hogar que se dirige a un público muy diferente al habitual. También me gusta el reloj inteligente de tinta electrónica. Y, en otra dimensión, nuestra televisión estrella, de alta definición y sin cables”(…)

Fragmentos de la entrevista a Kazuo Hirai presidente y CEO de Sony Corporation publicada por el diario elpais.com el 08/01/2016 con motivo del CES

Like what you read? Give Tomás Esteban a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.